miércoles, 11 de octubre de 2017

Cherán: De la resistencia permanente a la organización comunal indígena, alternativas posibles al sistema de partidos promovidas desde el ámbito de lo local.

Caso Cherán Michoacán: ¿Democracia en crisis? De la resistencia permanente a la organización comunal indígena, alternativas posibles al sistema de partidos promovidas desde el ámbito de lo local.

Por: María Jiménez, Stephanie Guillén y Alejandro León Avelar.


La experiencia del Municipio de Cherán en el Estado de Michoacán, México, marca un hito en las potestades y alcances jurídicos del concepto de autogobierno de los pueblos indígenas por medio de la figura de usos y costumbres, en tanto los eventos que precedieron el levantamiento de la comunidad permitirían a posteriori, la organización comunitaria y la toma de conciencia respecto a un problema de corrupción estructural del gobierno local. Ante esta dinámica, la comunidad no sólo expulsa a los taladores ilegales del bosque, sino que va más allá y plantea el retorno a las prácticas tradicionales en los niveles de gestión municipal y toma de decisiones comunitarias desde las fogatas, la organización comunera se hizo cargo de las rondas voluntarias y la expulsión permanente de los partidos políticos, el crimen organizado, los carteles del narcotráfico que operaban en la zona y de la policía federal.

El proceso cheranense involucra necesariamente una reflexión sobre la posibilidad de una ‘democracia otra’ a partir de la experiencia comunal; una eventual renuncia a los estándares impuestos y generalizados como los ‘adecuados’ desde centros hegemónicos con realidades distintas, distantes y que sugieren la incomprensión de la voluntad comunitaria propia de los pueblos indígenas. Asimismo, se valoran los costes de una pretendida ‘civilización’, misma que en realidad sacrifica la noción del ‘buen vivir’, particularmente con la extracción de la riqueza natural, patrimonio ancestral de las comunidades indígenas, poniendo en dilema su conexión natural y espiritual con las fuentes de agua, bosques, montañas y recursos naturales, irrespetando entonces los nexos armónicos de los pueblos originarios con su pasado, con su presente y con su futuro.

A la incomprensión de la dinámica interna de los pueblos indígenas, se suman los afanes represores por medio del mismo Estado y de sus mecanismos sistemáticos, mismos que incluyen la represión, imposiciones contrarias a los modos de vida y cosmovisiones indígenas e inclusive en la arena legal con proyectos que van  en perjuicio de las comunidades originarias y del reconocimiento de sus derechos. Si bien, internacionalmente existe la obligación contractual y el compromiso de hacer cumplir lo dispuesto en los acuerdos internacionales, es innegable que la articulación interna del país presenta conflictos que escapan a los tomadores de decisiones en materia de Derechos Humanos, más aún el narcotráfico y las redes de crimen organizado han sembrado el terror entre la población civil, en el caso del Estado de Michoacán es innegable que el surgimiento de las fuerzas de Autodefensa responde a la incapacidad de la institucionalidad tradicional e inclusive a la necesidad de proteger en zonas donde los Gobiernos en sus escalas Federal y Estatal, se han visto supeditados o inclusive absorbidos en sus diversas instancias por el crimen organizado.



Por parte del Gobierno Mexicano y desde la oficialidad, se constata el reconocimiento de la obligación internacional de protección por haber adquirido previamente una obligación contractual en materia de Derechos Humanos. Más aún, se visualiza igualmente que la legislación en esta área avanza más rápido de lo que los Estados nacionales tienen capacidad de responder; de este modo, el Convenio 169 de la OIT constituyó un punto de apoyo fundamental para la comunidad cheranense y el reconocimiento a su derecho a la autogestión en la escala municipal; sin embargo,  varias preguntas surgen al respecto de este caso particular y a partir de ellas, así como  desde la aproximación jurídica conceptual y desde la reconstitución histórica política se formula el corpus de este trabajo:
¿Será posible reproducir la experiencia cheranense en otras latitudes y realidades indígenas latinoamericanas?, ¿informaron y siguen informando los medios de comunicación con imparcialidad sobre los hechos que estaban ocurriendo en Cherán?, ¿atenta el rompimiento con los partidos políticos la idea de democracia participativa y el derecho a elegir de los ciudadanos?, ¿cómo llegó un municipio marcado por el crimen organizado y la violencia a convertirse en la comunidad más segura de México?, ¿los usos y costumbres como práctica ancestral se pueden sostener en el tiempo de cara al funcionamiento del aparato legislativo y judicial nacional? 

Reconstrucción de los hechos y enfoque de los medios de comunicación.

Los medios de comunicación participan en la construcción de imaginarios, e inclusive transforman -o en ocasiones más bien deforman- una realidad determinada; en ese sentido, Miguel Vázquez confirma que: “La institución periodística selecciona, de entre todos los sucesos, los que estima pertinentes y relevantes, en función de criterios de interés social, que no siempre se explicitan. El periodismo es, qué duda cabe, un fenómeno de socialización de la experiencia.” [1]. Dependiendo del enfoque de los medios de comunicación, una misma realidad puede ser percibida de distintos modos entre los potenciales receptores, y esto no escapa para el caso de Cherán. 

Como antes lo sugiriera Marshall Mc Luhan, con “El Medio es el Masaje”, los medios de comunicación influencian a las personas que reciben los mensajes, y como recalcan Bryant, J. y Zillmann, D.“es a partir de la información recibida que se determinan desde las percepciones hasta los parámetros de felicidad o infelicidad en determinada sociedad”, así volviendo a Mc Luhan, la aldea global pareciera tener sentido entre notas que carecen en lo absoluto de neutralidad para formular noticias a la medida o donde ideológicamente se hace énfasis para resaltar un aspecto específico o una voz por encima de la otra, aunque haya una pretendida neutralidad u objetividad en la presentación que dista de ser tal [2].

Los medios informativos generalizan y seleccionan fragmentos para la reconstrucción de la realidad, misma que es abordada por los medios de comunicación, fundamentalmente a partir de estereotipos y prenociones cuando en el mejor de los casos hay algún trabajo investigativo o de campo previo, como respaldo de la información presentada a los televidentes. Más aún, el uso de falacias y una retórica pretenciosa por parte de los presentadores televisivos en los horarios estelares o de mayor rating sugiere, además de la ignorancia, la incomprensión y alcance superficial del fenómeno abordado y de lo que significa la especificidad misma del pueblo indígena, particularmente para esta sección se abordan tres medios de comunicación donde se tocó el tema de Cherán en distintos momentos y espacios:

En el espacio ‘Despierta con Loret’ de Noticieros Televisa, se presenta un microreportaje de ocho minutos intitulado “Cherán Rebeldía ¿Democrática?”, en este espacio debate sobre si el organizar fogatas y el votar a mano alzada es democracia, o más bien una puerta al autoritarismo, la reflexión del presentador y las microcápsulas cuestionan en forma enfática sobre si el caso de Cherán  representa una alternativa de Estado o más bien una ausencia de Estado. Pasando por alto que ya existía para ese momento específico en que se transmite el reportaje, un reconocimiento oficial del Instituto Federal Electoral Mexicano, amparado además en la resolución de los Tribunales de Justicia de la Nación, hecho que respalda la legalidad y refuerza la idea del derecho natural a decidir por medio de usos y costumbres a sus representantes. 

Detengámonos un momento en el sentido de la democracia; para Robert Dahl, la representación política es un “invento” que vino al rescate de la democracia: le dio los instrumentos para ampliarse, arraigarse y poder sobrevivir, así: “La representación, o gobierno representativo, debe ser considerada un nuevo invento...es la democracia que se ha vuelto practicable durante un largo periodo y un vasto territorio” [3]. Refuerza Giovanni Sartori que la representación política es desde la realidad fáctica “una práctica que hizo sobrevivir a la democracia a sus propias tensiones, la hizo practicable en contextos masivos, en grandes sociedades, la dotó de funcionalidad y se constituyó en el mecanismo principal que la hizo durar....” [4] Por otro lado, desde la visión de Held y Huntington “la institución central de la democracia representativa es precisamente la elección” [5], el proceso electoral per se, independientemente de sus formas de intermediación se mantendría, “el acto mediante el cual se selecciona a los representantes y merced al cual el poder y el gobierno emergen desde el pueblo: con la decisión de los electores” [6].



En el caso de Cherán, apoyados en el párrafo anterior, no hay una renuncia a la práctica democrática, la elección se realiza sin la intermediación de los partidos políticos, pero aunque el procedimiento varía, para efectos prácticos se da una elección de representantes. Particularmente, los vecinos se colocan en filas detrás de la persona que consideran más apta para que los represente en el Consejo Mayor, así cada barrio aporta tres representantes a dicho consejo de doce.

Volviendo al microreportaje de Televisa, cabe destacar la opinión paternalista y neoliberal expresada por el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, quien afirma en el horario estelar en que se transmite el programa ‘Despierta con Loret’: “Los amigos de Cherán han andado muy crecidos, porque se convirtieron en la noticia nacional, se volvió un tema muy mediático, pero hay que regresar a la tierra, hay reglas y hay mecanismos, y la autonomía es relativa, medio ha funcionado, pero ha funcionado porque hemos acompañado el esfuerzo del Consejo Comunal de Cherán”. Esta declaración se realiza en lo referente al aparente éxito en la gestión del gobierno comunal de Cherán y que además concuerda con lo expresado por Enrique Bautista que “bajo la lógica del capitalismo y la globalización. El pueblo, considerado ignorante, atrasado, carente de cultura, requiere de la supervisión del opresor que bajo el argumento de cuidado y donación, supervisa, controla y en su caso, castiga al indígena que no cumple con su rol”;  además, se expresa en esta opinión, un deseo de colonizar y civilizar al indígena, quien por defecto es asimilado como un niño, incapaz de tomar decisiones propias, incapaz de decidir y administrar o reflexionar sobre lo que resulta mejor para ellos mismos, el Consejo Mayor de Cherán confrontó al gobernador por las declaraciones, el caso Cherán se da desde la legalidad y las declaraciones de Aureoles Conejo se reflejan la impotencia. ardor y revanchismo, propias de quien ya perdió la batalla legal [7].

Se analiza también el acercamiento realizado por un medio local michoacano, IM Noticias con Ignacio Martínez, quien realiza una entrevista a Pedro Chávez líder del Consejo Mayor de Cherán, del comunicador michoacano Ignacio Martínez se afirma por parte del Consejero de Cherán, que él fue el único con su medio de comunicación en darle seguimiento inmediato a lo que estaba aconteciendo en Cherán con los talamontes y la posterior organización en fogatas de los cuatro barrios principales.

Finalmente, se considera un medio alternativo en Internet, Rompeviento TV, programa en donde se aborda en forma intensiva la problemática acontecida en Cherán con tres de los actores principales, un programa rico en reflexión y rico también por su abordaje crítico, pero que podría ser considerado de menor rating y enfocado a un público más académico, dados los temas que normalmente se trabajan, así como su duración y el público meta que se supone es más informado, que gusta del análisis profundo de las problemáticas sociales y de la realidad nacional e internacional, si bien se hace menor énfasis en este medio, hay que decir que es la fuente que más aporta para la reconstitución del caso y por su riqueza se recomienda su divulgación para la comprensión integral de lo ocurrido en Cherán Kéri.



Reconstrucción de los hechos a partir de los medios abordados.
La comunidad indígena de Cherán toma el control en la lucha contra el crimen organizado y los abusos de las autoridades locales el 11 de abril del 2011. Esto ha permitido no sólo el deshacerse de los partidos políticos, ilegales en coordinación con el gobierno local, sino el reconstituir las 18 000  hectáreas devastadas y saqueadas por los talamontes, con 20 000 metros cúbicos de madera muerta según las estimaciones de España Boquera y Champo Jiménez; actualmente el 90 % del bosque es decir unas 27 000 hectáreas han sido recuperadas satisfactoriamente y el municipio desarrolla varios programas de desarrollo social y emprendimiento cuidadano sostenible con los recursos forestales y la preservación del ambiente como premisa [8]. 

Este saneamiento del bosque conlleva también una reconstitución de la organización comunal y de las raíces ancestrales que unen a la comunidad indígena purépecha con la tierra; los miembros de Cherán entienden que los partidos políticos eran los que los dividían, no sólo como comunidad, sino que los intereses políticos creaban discordias y envidias inclusive dentro de las mismas familias. El conflicto sirvió para sentar las bases identitarias, para volver a las prácticas de elección ancestrales e impulsar las ideas y proyectos desde la cercanía y el calor de las fogatas de los cuatro barrios. Actualmente, los comuneros trabajan en materia de seguridad, tal como afirman los jóvenes comuneros, ellos "perdieron el miedo a la muerte por amor a la vida" [9].

En Cherán están prohibidos los partidos políticos y se ha mantenido la lucha contra el alcoholismo que se considera otro de los males que afectaba en mayor medida la comunidad, al visitante no se le permite introducir propaganda, ni armas, ni alcohol: “La gente honesta es bienvenida”. Con la organización comunitaria se logró expulsar al narcotráfico, a los sicarios que extorsionaban a las familias y vecinos ante la incompetencia de las dependencias estatales y federales. Por supuesto, no significa que en Cherán todo sea paz y tranquilidad, en realidad siguen habiendo problemas como las riñas, el tránsito, el manejo de la basura y la convivencia entre vecinos, pero las ejecuciones, los levantones (secuestros) y extorsiones se han reducido a cero, constituyéndose así en el municipio más seguro de México. La policía fue sustituida por las rondas comunitarias, conformadas en total por unos cien elementos de la misma comunidad.

La relación con la Iglesia Católica es de respeto, sin embargo con el gobierno estatal y con los municipios vecinos ha habido descoordinación en tanto no se comprende un modo de vida ancestral; otro de los reclamos que se hacen al gobierno estatal y particularmente al Gobernador Aureoles es la falta de justicia e impunidad. Se tienen así problemas que no son atendidos en la vecindad y que requieren una mayor atención por parte del Consejo de Cherán en la Casa Comunal. También hay conflictos porque se están devastando los recursos de municipios vecinos y el gobierno ha reprimido a otros pueblos indígenas vecinos como ocurrió a principios del 2017 en Arantepacua, Michoacán donde además de los asesinatos la CNDH investiga posibles violaciones a mujeres, represión policial y constante hostigamiento contra la población que aspira a seguir los pasos de Cherán [10].



En efecto, para el caso de Cherán, la organización comunal fue la base para acabar con la violencia, el narcotráfico y la corrupción. Los habitantes de Cherán se levantaron con machetes, piedras y palos para hacer vigilias con fogatas cada 200 ó 300 metros; durante al menos tres meses la comunidad estuvo aislada y sin servicios básicos por lo que recurrieron a las fogatas, después que expulsaran a cerca de 500 talamontes, a la policía y al gobierno municipal. Actualmente el consejo de Cherán está compuesto por 12 consejales provenientes de los cuatro barrios desde donde se discuten los temas que son llevados al Consejo Mayor y se organizan las brigadas o rondas comunitarias de seguridad [11].

Además, en el municipio se creó una serie de empresas comunales para el desarrollo social como un vivero forestal donde se brinda empleo a 100 personas y se generan entre 1000 y 2000 plantas de pino por día, todos participan de la educación ambiental, se cuenta con una cantera, una fábrica de ladrillos y se aprovecha la resina de los árboles, un aserradero donde sólo se utilizan la madera de los árboles que se caen naturalmente. Adicionalmente, la comunidad dispone de una universidad tecnológica, donde se imparten 6 ingenierías, 2 maestrías y se realizan intercambios en Alemania Cuba y España; asimismo la Escuela Normal de la comunidad, prepara a los futuros docentes quienes serán los encargados de formar a la comunidad para enfrentar las problemáticas venideras [12].

La comunidad de Cherán florece y prospera después de la destrucción de sus bosques, del asesinato de muchos de sus vecinos, del saqueo, de la extorsión y la violencia. La comunidad conmemora el levantamiento contra los talamontes, autoridades estatales, federales e inclusive después de haber librado una batalla legal que será profundizada en el capítulo siguiente; pero se puede interpretar que primordialmente los medios de comunicación comerciales y de alto rating siguen proyectando ideas deformadas con un sesgo paternalista y un ideal civilizatorio hacia las comunidades indígenas, como se visualiza a partir del caso de Cherán Kéri.

Ejercicio de prospectiva: replicabilidad del fenómeno y condiciones del marco jurídico.

El 15 abril del 2011, cuando se da el levantamiento del pueblo de Cherán el presidente municipal era Roberto Chapina del Partido Revolucionario Institucional (PRI), quien habría negociado algunos favores políticos en campaña. Dichos favores políticos con el crimen organizado incluirían la explotación ilegal de 27 000 hectáreas de bosque primario. Desde el 2007 un flujo de unas 200 camionetas diarias cargadas de madera pasaría por el poblado a vista y paciencia de toda la comunidad.

Las externalidades para la población incluyeron no sólo la pérdida de sus recursos naturales, sino una serie de extorsiones, asesinatos y amenazas que serían una constante en el municipio del estado michoacano, marcado además por la violencia entre carteles de la droga, sicariato y el levantamiento en armas de la población civil convocado con las denominadas Autodefensas de Michoacán encabezadas por el Dr. José Manuel Mireles Valverde, a quien el gobierno de Enrique Peña Nieto mantendría en la cárcel por más de tres años mientras el crimen organizado seguía operando libremente en el Estado.  

Como se ha mencionado en Cherán, el problema estalla cuando los talamontes alcanzan una de las nacientes de agua principales en la denominada Cofradía. Cuando las mujeres que van a misa organizan el bloqueo contra los talamontes, estos les tiran los carros encima , entonces con cohetes y llamando al resto de la comunidad se detiene en total a cinco talamontes, con ello se propicia un enfrentamiento entre comuneros y policía municipal [13]. 

Ante la reacción de los policías quienes protegieron a los talamontes, se da la indignación generalizada de la población. Con 189 fogatas y 3 representantes de cada barrio se procede a desconocer el gobierno municipal, a la policía y con ello al sistema de partidos políticos que ya para estas instancias en la clasificación de Sartori y a partir de los acontecimientos expuestos hasta aquí entraría formalmente como una cleptocracia [14]. 

El Gobierno del Estado hace caso omiso de todo lo ocurrido en Cherán y dice que son riñas entre sicarios del crimen organizado, un medio de comunicación saca a la luz el caso y se recibe el apoyo técnico y jurídico de parte de  la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo quien asesora las acciones de la comunidad purépecha. 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelve la controversia en favor de los vecinos, el 2011 además era año electoral en Michoacán y con la consulta la comunidad solicita no participar en la elección y que se reconozca su derecho a la autodeterminación: 4844 personas votan a favor del sistema de usos y costumbres y sólo 7 personas en contra.  

Los tratados en materia de derechos humanos contraídos por los países son de acatamiento obligatorio. Sin embargo, el Instituto Electoral del Estado de Michoacán  dice no tiene antecedentes, ni competencia para aplicar los usos y costumbres, se recurre entonces a la vía legal otra vez. 

Mientras tanto, el gobernador afirma que lo que ocurre en “la montaña sagrada” es un riesgo, que no representa el sentir de la comunidad, pero paradójicamente el INE (Instituto Nacional Electora, antiguo IFE) respalda la postura y el derecho sobre el que los usos y costumbres es una expresión de participación ciudadana legítima y válida para Cherán.  

A través de un juicio en materia electoral ante la Sala Superior del Tribunal Electoral de la Nación, se solicita al tribunal superior jerárquico que se reconozca derecho a la libre determinación y esta instancia reafirma que la comunidad purépecha sí tiene, en efecto, este derecho, por ende pueden elegir a  sus autoridades por usos y costumbres y pueden tener una estructura a la manera tradicional, en el marco de derechos y costumbres para decidir su organización.

Cherán es el único municipio mexicano en dicho marco de legalidad, tiene mismas derechos y obligaciones como cualquier otro municipio, la organización es diferente, no hay secretarías, ni partidos políticos, sino asambleas en los 4 barrios. Aunque otros municipios tienen la aspiración de seguir los pasos de Cherán, han sido reprimidos por los diversos aparatos del Estado. El Tribunal Electoral reconoce entonces el  Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas para los Pueblos Indígenas. Sin embargo, aunque el Tribunal reconoce los derechos del Municipio de Cherán, no existe una legislación apropiada, ni un precedente similar y más aún, la reacción estatal no se haría esperar, pues se promovió en el 2012 una Reforma Electoral en el Estado de Michoacán donde se desconoce los derechos de los pueblos indígenas, no se contemplan los usos y costumbres, tampoco se valida ninguna consulta previa o controversia constitucional, aunque la haya resuelto la Corte de Justicia de la Nación, por supuesto la Reforma no avanzó por las contradicciones jurídicas que conlleva y por los reclamos que presentan los abogados que llevan la causa de Cherán.

Desde el 12 mayo del 2012 se dan diversas contiendas legales, dentro de las competencias con que faculta la Corte de Justicia está el derecho a elegir consulta previa libre e informada, con lo cual  se falla en mayo 2014 a favor de la comunidad de Cherán, según el código se deben contemplar usos y costumbres. La resolución constituye un precedente, que posiblemente pueda tener importancia posterior para las aspiraciones de otros pueblos indígenas, amparados en el derecho a la libre determinación y el derecho a la consulta. Además, se estipula que cualquier reforma al Código Electoral del Estado de Michoacán debe contemplar obligatoriamente la consulta necesaria con estándares internacionales y reconocer el resultado de las resoluciones anteriores tanto de escala local y con mayor razón nacional.

Sobre la posible replicabilidad del fenómeno Cherán.
Tal como lo colocan Ibarra y Castillo, quienes realizan un recorrido por el ámbito jurídico que regula las vías electorales referentes a la población indígena en México y que abre posibilidades para que se reconozca la organización política propia de los pueblos: “(...) más que a una tendencia federal, las modalidades de la aplicación y de la convivencia que generan este tipo de elecciones por usos y costumbres responden, ante todo, a una dinámica  local” [15]. Es por esto que aunque legalmente exista un reconocimiento a la organización política y modos de vida de las poblaciones indígenas, los procesos comunitarios dependen de las particularidades de la articulación de cada territorio, las cuales determinarán las estrategias, reflexiones y acciones que se desarrollen en el marco de un escenario permeado por diversos actores e intereses. 

En razón de lo anterior, las posibilidades de replicabilidad del proceso de lucha y reivindicación de Cherán, deben ser discutidas desde la comprensión de las condiciones particulares que determinaron la organización de este territorio para generar una ruptura con la lógica de los partidos políticos tradicionales. Es preciso enfatizar en las necesidades que convocaron a diversos actores a promover la organización de las acciones que en conjunto dan cuenta de la lucha por la autonomía de este territorio y de paso su proceso de continuidad para crear nuevas condiciones de organización alternas al sistema político tradicional. 

Para Pedro Chávez, miembro del Consejo Mayor Indígena de Cherán, en su caso como comunidad “es un modo de vida que nosotros emprendimos al estar hartos de lo que sucedía” además, considera que “todos somos diferentes, cada comunidad debe retomar su modo muy particular de organizarse en base a sus usos y costumbres, en base a una controversia ganada, en base a todas las facultades que les otorga la ley, pero sí en base a una realidad que no es la misma de la comunidad de Cherán” Esto en lo referente a la posibilidad de ser imitados por otras comunidades de la región. Por lo tanto, analizar las diferentes circunstancias que llevaron al pueblo de Cherán a una autonomía de los entes de Gobierno Federal y Estatal, es fundamental para definir si es posible que este caso sea replicado, por otras comunidades indígenas, no sólo de México, sino también en otros países de América Latina. 

Como primer punto, se debe analizar que, el descontento generalizado de los pobladores de Cherán, ante la tala desmedida que puso en peligro el naciente de agua en “La Cofradía” fue un detonante trascendental en el “levantamiento” de la comunidad  y concuerda con lo expresado por Enrique Bautista Rojas, para el cual “la visión indígena de la naturaleza se concibe como elemento colectivo que no puede venderse, pues forma parte esencial de la comunidad. La relación que tienen los grupos originarios con ésta, va más allá de la  habitación, el sustento y la reproducción del grupo, por lo que en los contextos de violencia y autodefensa, los movimientos etno territoriales son protagonistas en la defensa de lo común y la preservación no sólo de los recursos naturales sino también su cultura” [16]. 
  
Sin embargo, como verdadero detonante se puede considerar, la concientización de la población respecto a las implicaciones de los “talamontes” con células del crimen organizado instaladas permanentemente y en complicidad con miembros del gobierno municipal, que contribuyó según Mauricio Ibarra y Jorge Castillo “a reforzar su unificación a favor de la defensa de sus intereses, generando, al mismo tiempo, una conciencia de autodefensa, autogestión y desconfianza hacia todo aquello que viniera del exterior; en particular, en lo relaciona a partidos políticos, elecciones y autoridades públicas ligadas a la política partidista y sus intereses” [17].

Los autores Ibarra y Castillo plantean que si bien el caso de Cherán es un hito en cuanto a legislación referente a comunidades indígenas y reivindicación de los derechos de las poblaciones originarias, hubo excesos en las potestades y en la comprensión de los alcances jurisdiccionales por parte de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), pues los magistrados a cargo se saltaron la jurisprudencia estatal y el debido proceso que debieron mantener, se plantean posibles causas que pudieron dar origen a una sentencia catalogada como “sui generis” en favor de la comunidad de Cherán, entre estas explicaciones están los hechos de violencia anteriores y vejaciones, que habrían precipitado la decisión en favor de la comunidad, así como la proximidad de las elecciones nacionales  del 2012, ante la ola de violencia e inestabilidad que golpea a México un fallo de semejantes magnitudes sólo se entiende desde la óptica preelectoral y el deseo de no evidenciar mediáticamente los focos de conflicto armado en el país . 

Los autores mapean otras realidades en México sobre la aplicación y práctica de los usos y costumbres en Oaxaca, Chiapas, Tlaxcala, Jalisco y otras entidades federativas, los argumentos que se plantean en este trabajo y el portillo que se abre para resoluciones posteriores hacen de este artículo un referente imperativo, pues plantean dilemas como la recurrencia a “usos y costumbres” está por encima del derecho ciudadano al voto formal, si es representativa la consulta realizada a partir del número de electores inscritos en Cherán y las repercusiones que puede tener a futuro en términos de legislación indígena [18].

Otro punto que debe considerarse relevante en el éxito de este proceso de lucha, es la rápida y estratégica organización comunal que se produjo como respuesta al miedo e indignación generalizada frente a las represalias del crimen organizado y también ante cualquier intento de represión por parte de entes gubernamentales. Como lo indica María del Carmen Ventura Patiño “la comunidad fue diseñando una estructura organizativa que ha permitido sostener este movimiento”, el cual según Ibarra y Castillo tiene como primer escalón, las fogatas (integradas por unos cuantos pobladores); que además para Ventura Patiño, “permitieron el proceso de reflexión de los comuneros, en el sentido de hacia dónde caminar, hasta cuándo sostener las barricadas, cómo asegurar la protección de la vida de sus integrantes, qué hacer ante la tibia respuesta gubernamental, pero también su situación frente al proceso electoral” Lo anterior aunado a las asambleas generales como segundo eje de fuerza, donde se discuten y toman las decisiones de la comunidad [19].

De este modo, se observa cómo desde una serie de acontecimientos e implicaciones en el territorio indígena de Cherán, se llevó a cabo un proceso organizado que ha buscado mantenerse en el tiempo a partir de diversas estrategias, dentro de las cuales cabe mencionar los espacios de reflexión construidos en los barrios a partir de las fogatas. Reflejando así que todo movimiento que surja desde las propias necesidades y vivencias de quienes lo promueven, está constituido por acciones y reflexiones que permiten un continuo ir y venir en torno a los problemas que se viven y las posibles formas de abordarlos. 

Además, la reflexión en las fogatas y al mismo tiempo las asambleas generales tienen un componente esencial constituyente de las dinámicas locales donde existen procesos de organización política de base y es la toma de decisiones desde el diálogo y la participación. Contrario a las formas tradicionales y verticales desde las cuales se limita el sentido de colectividad y autonomía. Todo lo cual revela un proceso político alternativo no sólo a la lógica de partidos tradicionales, sino también desde diversas líneas de acción; tal  como se mencionó anteriormente, en cuanto a las empresas comunitarias para el desarrollo social, así como los centros y estrategias de educación locales.

Así, la experiencia de Cherán posiciona múltiples reflexiones en el marco de las rupturas que los territorios indígenas realizan a la política tradicional, a partir de su posición de resistencia. Si partimos de una comprensión histórica sobre la violencia, ante la cual ha estado sometida la población indígena en toda Latinoamérica, también la resistencia histórica debe ser mencionada para vislumbrar las potencialidades de lucha desde sus vivencias colectivas e intereses comunes.

Ibarra y Castillo, mencionan además que a partir de diversos movimientos y luchas en el interior de los territorios indígenas, se exigió el reconocimiento del Estado para garantizar la autodeterminación de los pueblos, lo cual se coloca como antecedente de los gobiernos a partir del principio de “usos y costumbres”; siendo que en el 2001 se aprueba la primera Ley Federal Indígena [20]. De lo anterior, es preciso rescatar que ha sido a partir de la lucha indígena como se han  adquirido las disposiciones que hoy les amparan, las cuales en este caso refieren al ámbito legal, pero le trascienden como tal; pues la lucha y resistencia indígena debe ser pensada no sólo desde la necesidad de una ley que proteja y reconozca sus derechos, sino desde una necesidad de transformación en el imaginario de una sociedad que continúa reproduciendo un trato colonial de invalidación e invisibilización para la población indígena a nivel general. Cabe mencionar el accionar de los medios de comunicación, pues como se colocó en el capítulo anterior, el tratamiento periodístico de los medios que tienen cobertura y alcance nacional, es profundamente sesgado y responde a intenciones hegemónicas que actúan desde diversas líneas de acción para invalidar y deslegitimar la lucha indígena.

En ese sentido, aunque la ley escrita, en el ámbito formal establece una serie de disposiciones nacionales e internacionales sobre la protección de los territorios indígenas, es importante mencionar que dentro del sistema político económico dominante, el tratamiento del ámbito jurídico pasa de facto por una serie de intereses a partir de los cuales el Estado se manifiesta, ya sea a través de acciones u omisiones. Y en este marco, para el sistema hegemónico imperante, la lucha de los territorios indígenas representa una amenaza latente a sus intereses.

Se tiene entonces que, por un lado los territorios indígenas han luchado y resistido históricamente ante la violencia a la cual han estado sometidos. Sin embargo, las formas de lucha, los alcances, así como las posibilidades y limitaciones responden a determinadas variables y condiciones. A nivel general se han mencionado puntos medulares como lo es el tratamiento de la prensa sobre los procesos de lucha indígena; se han mencionado también mecanismos estratégicos como lo es la instrumentalización del ámbito normativo, siendo que las leyes no existen para ser aplicadas de una forma única, sino que depende de cómo, quién, y desde cuáles intereses sean utilizadas además de la coyuntura específica bajo la cual se implementen, como se demuestra a partir de la experiencia del caso del Municipio purépecha de Cherán Kéri.

En este caso, el pueblo de Cherán llevó a cabo una batalla legal acompañada de un proceso comunitario que trascendió a otros ámbitos desde la concientización y cuestionamiento a los actores políticos tradicionales, a la corrupción, al crimen organizado, a los intereses económicos externos, a la inacción del Estado y por tanto a la apuesta por rescatar y fortalecer formas propias de organización, expulsando a las entidades oficiales, mandos medios (y poderes fácticos) y construyendo alternativas factibles de vida en armonía con la naturaleza. Pero esta lucha no es generalizable, y aunque los territorios indígenas tengan en común la vivencia de la violencia y discriminación históricas, los procesos de acumulación de fuerzas y organización comunitaria son muy diversos y condicionados de formas, tiempos y espacios particulares. 
  
Por otro lado, se tiene que el sistema hegemónico actúa en forma constante y continua, de forma tal que en los diversos territorios indígenas, las personas se encuentran ante una serie de estrategias que el Estado realiza con el interés de mermar y disminuir procesos de lucha sistemáticamente, como el caso de Cherán o en los municipios de grupos indígenas vecinos. Esta disminución se realiza a través de la desinformación y la invalidación emanada por los medios de comunicación, asimismo, a partir de la lógica de “representatividad” propia de los partidos políticos, que introducen prioritariamente sus intereses en las comunidades. Lo hace también desde las políticas de “asistencia” e “inclusión social”, que con el discurso de la inclusión, buscan “integrar” a las comunidades indígenas con una visión paternalista, en el ordenamiento social favorable mayoritariamente, al sistema político y económico-hegemónico vigente.

En este escenario de diversos actores e intereses, (y sobre premisa y la comprensión que no existen recetas o manuales para la lucha política), las posibilidades para replicar el proceso organizativo de Cherán, estarán determinadas tanto por la fuerza e imposición de la lógica externa a los territorios, como por las fuerzas que se construyan desde la dinámica local de cohesión para luchar en respuesta a la violencia y represión de los agentes externos. Cherán muestra que la ley puede ser utilizada a favor, pero esto se dio, en tanto existieron procesos paralelos de reflexión y concientización política, sobre cómo funcionan las estructuras estatales que pueden ser utilizadas a favor y del mismo modo, cómo las entidades “oficiales” pueden ser expulsadas y sustituidas por una organización local que tenga como principio los intereses y necesidades propias de la comunidad, con un rescate de la participación que permita abordar las verdaderas necesidades y preocupaciones de cada grupo indígena. 

Conclusiones
Pareciera haber un rechazo a la objetividad en los medios de comunicación de gran escala, privilegiando en su lugar el amarillismo, la falsa expectativa y la desinformación a fin de atraer mayores audiencias en horarios estelares; particularmente esto se constata en los recortes informativos y el énfasis dado a determinados actores por encima de otros, aunque lo que se exponga entre en contradicción con alguna resolución oficial o dictamen previo emanado de las mismas instituciones gubernamentales.

Los medios locales, si bien tienen un alcance más reducido, parecieran preocuparse más por informar sobre la realidad circundante. Sin embargo, se debe considerar que se parte de una muestra muy pequeña respecto al todo, por lo que no podría formularse una generalización al respecto. De cualquier forma para el caso abordado, es curioso que la comunidad cheranense haya encontrado mayor apoyo en un medio local, mientras los medios de comunicación de escala estatal y nacional se mantenían sistemáticamente al margen de los hechos, o guardaban un conveniente silencio sobre los atropellos que se estaban realizando en la comunidad.

Emisiones informativas que involucran una mayor complejidad y aproximan el estudio de la coyuntura con mayor propiedad y seriedad, parecieran estar destinados a un público más restringido, particularmente vinculado con las universidades y centros de investigación, aunque su acceso es libre, no se trata de un producto de consumo para las mayorías quienes se quedan con la versión de la televisora comercial, esto de alguna forma limita el alcance de la información y legitima a los productores de contenido chatarra.

El fenómeno de Cherán, si bien goza de prestigio y renombre en la escala mexicana e internacional, involucra más bien un caso de alcance jurídico “sui generis” en la legislación sobre pueblos indígenas. Con esto, se especifica las dificultades de replicabilidad del fenómeno en otras latitudes y más bien, se refuerza la idea del que la formulación debe darse desde la especificidad fáctica y condiciones particulares de cada territorio indígena. En ese entender, condiciones similares en otras latitudes, no serían sinónimo de un fallo judicial equivalente para otra comunidad indígena latinoamericana. Aunque sí pareciera existir un compromiso por parte de los Estados nacionales, a partir de la legislación y acuerdos internacionales ratificados ante los congresos, para hacer efectiva la protección y el cumplimiento de los derechos humanos de los pueblos indígenas, al menos desde la parte discursiva. Sin embargo, este compromiso no se debe dar por un hecho, pues aunque el país en cuestión ratifique las convenciones internacionales, se requiere de la voluntad política e institucional y del compromiso para dar efectiva respuesta a las demandas de la sociedad y de las comunidades originarias; todo ello no es imposible de lograr como una práctica constante, pero como se dijo requeriría de voluntad y un verdadero compromiso por parte de los países firmantes de las convenciones. 

Ante fenómenos latentes en los movimientos sociales de México como los casos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la matanza de Apatzingán entre muchas otras, se refuerza la idea de Giovanni Sartori sobre las cleptocracias modernas, donde una élite u oligarquía moderna atropella los derechos de una “minoría” que en realidad es una mayoría tradicionalmente oprimida e históricamente marginada, que reclama una mayor efectividad institucional.  

Desde la comunidad, se sigue reclamando la falta de respuestas y la impunidad ante los agravios y despojos que sufrió el pueblo de Cherán. La dinámica cheranense no escapa al despertar de la consciencia, de la sociedad civil organizada en el Estado de Michoacán, con los grupos denominados de “Autodefensas” quienes con palos, machetes y piedras decidieron combatir al crimen organizado y al narcotráfico desde el espacio de lo local. En ese sentido, el fenómeno responde a una situación de hastío, desgaste y desconfianza de las instituciones regulares del aparato estatal; el caso de Cherán deja latente la crisis de representatividad y la desconfianza del ciudadano ordinario frente a las instituciones que en teoría deberían protegerlo y resguardar sus derechos, como lo son gobiernos locales, policía u organismos federales, quienes más bien oprimen a la población para favorecer al crimen organizado en experiencias como las mencionadas en este trabajo.


Bibliografía

Aragón Andrade, Felipe Orlando. “¿Por qué pensar desde las epistemologías del sur la experiencia política de Cherán? Un alegato por la igualdad e interculturalidad radical en México”. Revista Nueva antropología, vol. 29, no 84, 2016: 143-161. 

Atilano González, Jorge. “Cherán, México: unidad frente al crimen organizado”. Revista Mensaje, vol. 61, no 608, 2012: 48-50. 

Bautista Rojas, Enrique. “Defensa del territorio y autonomía indígena en la lucha de la comunidad de Cherán”. Revista Cambios y Permanencias, no 7,  2016: 162-180. 

Becker Chávez, Carlos; Del Conde, Ana. “Alternativas organizacionales indígenas en México ante el vacío de autoridad. Mecanismos rurales contemporáneos para erradicar a los traficantes ilegales”. Red de América Latina y El Caribe ISTR. International Society For Third Sector Research, acceso 25 de marzo de 2017, http://www.istrlac.org/uploads/4/4/7/9/44790215/del_conde_ana.pdf 

Bryant Jennings y Zilmann Dolf. Los efectos de los medios de comunicación. Investigaciones y teorías. Barcelona: Paídos, 1994.

Calveiro, Pilar. “Repensar y ampliar la democracia: El caso del Municipio Autónomo de Cherán K’eri”. Revista Argumentos (México, DF), vol. 27, no 75, 2014: 193-212. 

Dahl, Robert. La democracia y sus críticos. Barcelona: Paidós, 1992.

España Boquera, María Luisa; Champo Jiménez, Omar. “Proceso de deforestación en el municipio de Cherán, Michoacán, México (2006-2012)”. Revista Madera y bosques, vol. 22, no 1, 2016: 141-153. 

Held, David. Modelos de Democracia. Madrid: Alianza Universidad, 1992.

Huntington, Samuel. La tercera ola: la democratización a finales del siglo XX. Barcelona: Paidós, 1994.

Ibarra, Mauricio; Castillo Vaquera, Jorge G. “Las elecciones de Cherán: usos y costumbres excluyentes”. Revista Mexicana de Derecho Electoral, vol. 5, 2014: 263-283. 

Mandujano Estrada, Miguel. “Viejas y nuevas formas de hacer política: el Buen gobierno comunitario”. Revista Internacional de Filosofía: Astrolabio, no 18, 2016: 144-151. 

Mandujano Estrada, Miguel. “La primavera P’urhépecha; resistencia y Buen Gobierno en Cherán K’eri”. Bajo Palabra. Revista de Filosofía, 2014. 

Quintana, Jaime; Sanginés, Isabel; Muñoz, Gloria. “Cherán, de la barricada al gobierno autónomo”. Material testimonial de la toma de posesión del Concejo Mayor Comunal de Cherán, Toma de Protesta 2012, acceso el 25 de marzo de 2017. https://desinformemonos.org/cheran-2/  

Ramírez Muñoz, Gloria. “Ante la tala clandestina y la violencia, Cherán organiza su defensa”. Periódico La Jornada, UNAM México, sección: Hojarasca. 2011, acceso el 25 de marzo de 2017. 
       http://www.jornada.unam.mx/2011/05/14/oja169-cheran.html 

Santillán Ortega, Víctor Manuel. “Tecnologías de resistencia indígena en México: la comunidad de Cherán, Michoacán”. Colegio de México, Programa del Doctorado en Ciencia Social de Flacso México.

Santillán Ortega, Víctor Manuel. “El ejercicio del poder desde la resistencia indígena: Cherán, Michoacán 2011-2014”. Tesis de Maestría en Ciencias Sociales, FLACSO México, México. 

Sartori, Giovanni. Teoría de la democracia Tomo II Los temas clásicos. México: Alianza Universidad, 1991.

Van Dijk, Teun A. “Análisis del discurso ideológico” (R. Alvarado trad.). Versión 6, UAM-X México, 1996: 15-43.

Vázquez Medel, Miguel. La prensa escrita y la construcción social de la realidad. Sevilla: Ema-Rtv, 1999.

Ventura Patiño, María del Carmen, "Proceso de autonomía en Cherán. Movilizar el derecho". Revista Espiral, Estudios sobre Estado y Sociedad, Vol XIX,  No 55, 2012: 157-176.

Notas:

[1] Miguel Vázquez Medel, La prensa escrita y la construcción social de la realidad (Sevilla: Ema-Rtv, 1999): 2.
[2] Bryant Jennings y Dolf Zilmann , Los efectos de los medios de comunicación. Investigaciones y teorías (Barcelona: Paídos, 1994): 345-347.
[3] Robert Dahl,  La democracia y sus críticos (Barcelona: Paidós, 1992): 6.
[4] Giovanni Sartori, Teoría de la democracia. Tomo II. Los temas clásicos (México: Alianza Universidad, 1991): 196.
[5] David Held, Modelos de Democracia (Madrid: Alianza Universidad, 1992):17.
[6] Samuel Huntington,  La tercera ola: la democratización (Barcelona: Paidós, 1994): 175-236.
[7] Enrique Bautista, “Defensa del territorio y autonomía indígena en la lucha de la comunidad de Cherán”, Cambios y Permanencias, no 7,  (2016) :162-180.
[8] María Luisa España Boquera y Omar Champo Jiménez, “Proceso de deforestación en el municipio de Cherán, Michoacán, México (2006-2012)”,  Madera y Bosques, 22, n° 1 (2016): 141-153.
[9] Pilar Calveiro, “Repensar y ampliar la democracia: El caso del Municipio Autónomo de Cherán K’eri”,  Argumentos, 27, n° 75 (2014): 193-212. 
[10] Miguel Mandujano Estrada, “Viejas y nuevas formas de hacer política: el Buen gobierno comunitario”,  Astrolabio, n° 18 (2016): 144-151.
[11] Miguel Mandujano Estrada, “La primavera P’urhépecha; resistencia y Buen Gobierno en Cherán K’eri”,  Bajo Palabra, Época 2, n°9 (2014): 103-112.
[12] Gloria Ramírez Muñoz, “Ante la tala clandestina y la violencia, Cherán organiza su defensa”, La Jornada, UNAM México, sección: Hojarasca. 2011, acceso el 14 de abril de 2017,  http://www.jornada.unam.mx/2011/05/14/oja169-cheran.html 
[13] Víctor Manuel Santillán Ortega, “El ejercicio del poder desde la resistencia indígena: Cherán, Michoacán 2011-2014” (tesis de Maestría en Ciencias Sociales, FLACSO México, México, 2014), 224, http://bibdigital.flacso.edu.mx:8080/dspace/handle/123456789/3561
[14] Sartori,  Teoría de la democracia, 196.
[15] Mauricio I Ibarra y Jorge G Castillo Vaquera, “Las elecciones de Cherán: usos y costumbres excluyentes”, Revista Mexicana de Derecho Electoral, n°5 (2014): 270.
[16] Bautista, “Defensa del territorio y autonomía”, 162-180.
[17] Ibarra y Castillo, “Las elecciones de Cherán”,  263-270.
[18] Ibarra y Castillo, “Las elecciones de Cherán”,  263-283.
[19] María del Carmen Ventura Patiño,  “Proceso de Autonomía en Cherán. Movilizar el Derecho”,  Espiral,  n°55 (2012): 157-176.
[20] Ibarra y Castillo, “Las elecciones de Cherán”,  263-283.

jueves, 7 de septiembre de 2017

Tokyo Trial: La relación de derecho y poder.

La relación de derecho y poder. ¿Cómo se representa en el nombramiento de los jueces y en la misión del tribunal?



Por Alejandro León A.

Básicamente hay un doble juego pues de un lado se espera que los jueces representen dignamente y en cierta manera reivindiquen los agravios que sufrieron los países, pero por el otro hay una consideración de orden ético donde está latente el hecho que tienen que ser justos, no caer en la revancha o venganza. Hay varios puntos que pueden ser considerados, entre ellos:

-El tribunal se conforma con los países vencedores, cada país promueve un juez afin a sus intereses y esto sale a relucir en varios casos como con el juez ruso, que es afin al régimen de Stalin y solicita que se agreguen los nombres de dos japoneses (presuntamente anticomunistas, lo que además da pie a pensar en la posible persecución política), en el juez de China que inmediatamente se victimiza ante el agravio que su país recibió e inclusive reclama estar en segunda posición, aludiendo a que ellos firmaron el acta de rendición de Japón después de los Estados Unidos y ser segundos da una mejor impresión entre los países asiáticos.

-Hay influencia de lo militar, tanto en las conversaciones que tiene el juez Webb con el General Mc. Carter como cuando este último dice que quiere hablar en los juicios, cosa que el juez Webb no le permite.

-En principio, hay resistencia para que haya un representante de India. Se parte del hecho que la presencia de los representantes de algunos países podría complicar un veredicto rotundo, como el del antecedente inmediato (Nuremberg).

Las funciones políticas de lo jurídico ¿Cuál es la función política del Tribunal de Tokio?

Básicamente se trata de sentar la responsabilidad por los crímenes de guerra ocurridos en el Pacífico asiático durante la Segunda Guerra Mundial, es decir buscar los culpables y obtener una justicia o venganza a los ojos del mundo. Para este fin se clasifican tres posibles crímenes en los que se centra el tribunal que en el fondo tienen un componente político más que jurídico per se, estos son: determinar los crímenes contra la humanidad, determinar los crímenes contra la paz y determiar los crímenes de guerra.

La frase del juez Webb cuando le preguntan sobre cuánto tiempo llevará el proceso es muy significativa: “Hacer historia lleva tiempo”, revela el hecho que el tribunal está para sentar un referente, imponer una página o llegar a una decisión para que no se repita un hecho similar en lo venidero.

Derecho y valores. Existe un contenido ético en la conformación del tribunal. Más allá del ejercicio del poder.

Los jueces deben una lealtad al ejercicio y principios de su profesión, pero siguen siendo representantes de sus países y estos pueden pedirles cuentas. Por supuesto esto supone un dilema ético que queda muy manifiesto en todos los casos, pero resalta en las palabras del juez Mei de China cuando insiste que su país básicamente fue de los que más sufrió con las acciones de los japoneses y el juez de Massachusetts quien es consciente que el tribunal tiene una misión que ya de por sí está condicionada por el sensacionalismo de la prensa, se espera que sean justos y los cuelguen.

Suponiendo un veredicto contrario a lo ocurrido en Nuremberg y contrario a la opinión pública generalizada, básicamente se caería en una traición. La misma elaboración de la lista de 28 enjuiciados pareciera aleatoria  y apuntar más a la necesidad de tener algún chivo expiatorio para calmar la opinión internacional.

Un último par de puntos, pero no menos importantes de valorar, sería sobre la responsabilidad del Emperador en los crímenes. Es una decisión que viene de lo militar, ciertamente ante lo que representa la figura del emperador la decisión política es no juzgarlo, pero la postura de los jueces es pensar en quién elaboró la lista y por qué el líder de los japoneses no está en ella. También tenemos que hay un crimen con las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, pero esto no es considerado así pues la acción viene de uno de los países que además tienen representación en el tribunal, pero entonces la discusión sería si la justicia sólo aplica para los países que capitularon en la guerra.

Recursos consultados.
Verhoeff, P. y King, R. (2016). Tokyo Trial. Drama Histórico, Capítulo 1. Serie en Producción. Portal Netflix. Recuperado de https://www.netflix.com [Consultado 28 marzo, 2017].

jueves, 31 de agosto de 2017

Corte Internacional de Justicia y Responsabilidad Internacional de los Estados.


Por: Alejandro León A.

CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA
En 'Historia de la Corte Internacional de Justicia' se presenta la importancia de la labor de la Corte Internacional de Justicia con sede en la Haya, relevante es el que un 80% de los casos atendidos por la Corte Internacional correspondan a asuntos contenciosos entre los Estados, lo que muestra que en efecto, la Corte constituye un mecanismo recurrente para la resolución de conflictos internacionales. Igualmente, la Corte Internacional realiza opiniones consultivas a petición de la ONU, las cuales terminan en dictámenes que si bien no tienen carácter vinculante, sí son tomados en cuenta por los diversos órganos de la ONU.

RESPONSABILIDAD INTERNACIONAL DE LOS ESTADOS
Fabián Salvioli en 'Responsabilidad Internacional del Estado por violaciones a los Derechos Humanos' hace énfasis sobre el sentido de la responsabilidad internacional y la importancia de la aplicación de la norma a fin de garantizar el respeto a los DDHH, atribuir responsabilidad y prevenir. 

Salvioli explica el concepto de culpa y el hecho que el avance en Derecho Internacional comparado con el avance en la legislación en DDHH deja al primero como anacrónico y por ello insiste en la idea de adecuar el Derecho Internacional a fin de sentar responsabilidad.

En el afán de la responsabilidad internacional, se menciona que existe responsabilidad de los Estados frente a casos individuales o ante varias víctimas. En cualquiera de ellos, el deber es la reparación que además debe dar garantías para el respeto a los derechos respecto a la violación cometida. En suma, siempre que exista una violación a los DDHH la responsabilidad es la reparación.

En esa línea, se hace responsable al Estado por acción u omisión sea bien del Ejecutivo, del Legislativo, del Judicial o inclusive del pueblo (brinda el ejemplo de un plesbicito) donde lo que prima es el principio de la no devolución en materia de DDHH. 

La violación puede ser cometida por agentes públicos o privados (particulares) que brinden un servicio público, el Estado está obligado además a prevenir y sancionar. En el tema de la ampliación de la responsabilidad internacional y la responsabilidad se menciona que hay responsabilidad estatal cuando se permite la violación, por tanto los Estados deben actuar con responsabilidad y capacitar a los funcionarios públicos. Además, de promover formas de elegir con responsabilidad.

Fuentes consultadas
Salvioli, F. (2015). Responsabilidad Internacional del Estado por violaciones a los Derechos Humanos. IIDH VIII Curso Especializado para Funcionarios de Estado, Jursoc UNLP. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=Lhv7lML44uM [Consulta 9 mayo, 2017].

Van den Dool, T y Padding, E. (2015). Historia de la Corte Internacional de Justicia. Departamento de Información de la Corte Internacional de Justicia. IFS audiovisueel. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=BNRA0L7Cn4U [Consulta 9 mayo, 2017].

domingo, 13 de agosto de 2017

Conflicto entre Camerún y Nigeria por la delimitación de fronteras terrestres y marítimas en la Corte Internacional de Justicia durante el periodo 1994-2013.



Conflicto entre Camerún y Nigeria por la delimitación de fronteras terrestres y marítimas en la Corte Internacional de Justicia durante el periodo 1994-2013.

Por: Alejandro León A.

Camerún y Nigeria son dos Estados ubicados en el África subsahariana, más precisamente se localizan en la costa occidental del continente y comparten aproximadamente 1600 km de frontera. A nivel histórico, ambos territorios fueron  administrados en calidad de protectorados de las antiguas potencias europeas durante la época colonial, particularmente resalta la presencia de Gran Bretaña, Francia y Alemania en estos territorios. 

En el caso del actual Estado de Nigeria, se tiene que durante la época colonial dicho territorio fue administrado en forma permanente por los británicos, quienes impusieron no sólo sus modos de organización, sus instituciones e inclusive la oficialidad del inglés en un territorio donde convergen cerca de 500 dialectos distintos. Mientras tanto en lo que posteriormente sería el Estado actual de Camerún, primero sería administrado por los alemanes y luego por los franceses donde las visiones y organización serían las de estos países, salvo en la región denominada 'Camerún del Norte', donde la presencia inglesa habría prevalecido imponiéndose los usos y costumbres británicos a la población.

En 1913, Camerún queda temporalmente bajo el mandato británico. Después de la Segunda Guerra Mundial, este territorio pasa al régimen de 'tutela compartida' de la ONU quien finalmente lo otorga a los británicos hasta 1960, momento histórico en el país alcanza su soberanía e independencia plena, al mismo tiempo que su vecino Nigeria. Para 1961, la región de 'Camerún del Norte' decide anexarse libremente a Nigeria, por tener una mayor afinidad cultural, lingüística y tradiciones más afines a este país. 

La frontera entre Nigeria y Camerún va desde las aguas del Golfo de Guinea con la Península de Bakassi hasta el norte con el Lago Chad. Además de la anexión de Camerún del Norte,  durante los años setentas se da la incursión repetida de tropas nigerianas en la zona de Bakassi en la frontera marína de ambos países; además, existió una ocupación permanente de estos territorios con población de origen nigeriano, estos individuos que se instalaron en la región se dedicaron primordialmente a la pesca, el comercio y oficios artesanales. 

El interés por esta región del Bakassi (región de unos 1000 kilómetros cuadrados) no es casual, la región sería constantemente asediada desde la independencia de ambos países y estaría en la mira de ambas potencias africanas desde 1960. Se calcula que en el Bakassi existen múltiples yacimientos petrolíferos y reservas de gas natural cuya explotación representaría cuantiosos ingresos para el país que los lograra explotar, en este caso para Camerún, tal como lo explica el boletín de Oil Watch Organization (2002): “Camerún es el quinto productor petrolero del África Sub-Sahariana con una producción de crudo de 84.800 barriles por día (bbl/d) en el 2000. Sin embargo, Camerún actualmente enfrenta una decreciente producción petrolera mientras los campos maduros están exhaustos y disminuyen los nuevos hallazgos de petróleo” (p.1); por esa razón para Camerún era fundamental reivindicar su soberanía sobre el territorio, es importante recalcar que la exploración petrolífera en el Bakassi le daría un nuevo aire a la industria petroquímica camerunesa; además, se señala que empresas como Elf, ExxonMobil, Shell y Total presionaron constantemente para retomar la exploración en la zona y se pusiera fin a la disputa en la Haya, pues cualquier trabajo exploratorio fue suspendido en tanto no hubiera una resolución formal y se pacificara la zona; posteriormente, las empresas lograrían retomar los acuerdos con el gobierno camerunés a quien finalmente le sería reconocido el derecho territorial y jurisdicción de la zona del Bakassi. 

En efecto, las operaciones de exploración y extracción en la región fueron suspendidas permanentemente durante el litigio en la Corte Internacional de Justicia, después de la resolución en la Haya el gobierno camerunés acordó construir caminos para comunicar mejor los distintos poblados y retomar los trabajos de exploración energética en la zona con miras a promover el desarrollo en la región antes abandonada y tomada por grupos insurgentes; con la exploración de recursos, la explotación petrolífera y ampliación de las vías de transporte tanto a nivel nacional se buscó el facilitar la vinculación con los mercados internacionales; en efecto, se tiene que “Upstream TotalFina Elf, Perenco y Pecten International (subsidiarias de Shell) son las mayores operadoras en Camerún” (Oil Watch Organization 2002, p.2).

Por otra parte, es necesario señalar que Nigeria es el país con más recursos y el más poblado de toda África con 192 millones de habitantes (Banco Mundial a, 2017); culturalmente, Nigeria posee la diversidad étnica y lingüística más grande de África según los reportes del Banco Mundial; asimismo, Nigeria constituye el territorio más extenso entre los dos países; sin embargo, pareciera ser que persisten conflictos y desigualdades estructurales entre la población a través del tiempo, lo anterior se ve reflejado en aspectos que van desde lo sanitario con múltiples enfermedades como  el VIH/sida, la rabia, la malaria, la hepatitis y la tuberculosis; lo migratorio; la desigualdad y las prácticas de corrupción que son recurrentes en todos los niveles y agobian a este país. 

Más aún, en la última década, la crisis en Nigeria se agrava con el desplazamiento forzado de nigerianos hacia Camerún, migración provocada por las fuerzas de Boko Haram, aunque las cifras son difíciles de precisar, las fuentes apuntan a unos 600 000 desplazados sólo hacia Camerún por la violencia reciente en Nigeria (Lanzer, 2016), esta crisis migratoria ha llevado a Camerún al nivel de deportar y cerrar sus fronteras ante la llegada masiva de desplazados nigerianos.

La situación entre ambos países, más allá de tener una solución definitiva refleja la realidad de tensión, conflictividad, disputa y la dinámica propia de los territorios de frontera. Inclusive se rescata la necesidad de la comprensión histórica y de la especificidad nacional para cada caso, a fin de entender ambas realidades, las particularidades e intereses de cada país e inclusive el comportamiento y accionar de ambas naciones en los diversos conflictos que han sostenido con sus contrapartes ya en una escala más regional e internacional.

El conflicto por este territorio de frontera si bien se intensifica en los noventa, con el reclamo internacional camerunés, presenta un matiz histórico que remonta a la administración colonial de los siglos XIX y XX, con un marcado interés en los recursos energéticos e hidrocarburos que presenta la Península del Bakassi y la instalación de grupos rebeldes de ambos países en la región, conflicto que emergería a los ojos del mundo en el 2008, cuando un grupo de rebeldes secuestró una embarcación francesa como se verá más adelante.

Antecedentes principales
Se analiza desde el momento en el que Camerún presenta el reclamo formal ante la Corte Internacional de Justicia el 29 de marzo 1994, hasta que obtiene la soberanía absoluta sobre el territorio el 13 de agosto del 2013; sin embargo, se mencionan otros momentos históricos e inclusive de coyunturas más recientes para facilitar la comprensión histórica y global del conflicto.

López (sf), plantea que la demanda presentada por Camerún ante la CIJ es “sin duda excesiva y única” (p.2) y que la misma representa un hito en tanto se presentan múltiples asuntos en simultáneo, particularmente ocho reclamaciones sobre soberanía territorial y siete reclamos formales sobre delimitación marítima; cabe resaltar que anteriormente casos como el de “El Salvador versus Honduras” o “Bahrein versus Qatar” habían manejado a lo sumo un par de reclamaciones simultáneas. Sin dudas, el que la Corte Internacional de Justicia haya aceptado la lista de reclamos tal como la presentó Camerún, representa un punto de inflexión respecto a la manera en que se venían atendiendo los juicios o controversias entre países y esto se evidenciaría particularmente en la duración del proceso y en el tiempo que llevaría atender a cada reclamo y contestación de los países involucrados.

Como se mencionó en la introducción, desde los años setentas y ochentas Camerún y Nigeria se mantuvieron en disputa permanente por la soberanía de la Península de Bakassi, territorio de frontera entre los dos países implicados. Pero es en marzo de 1994, ante la incursión, acciones y permanencia  de las tropas nigerianas en la zona, que Camerún recurre a la Corte Internacional de Justicia en la Haya Holanda, este ente  resuelve favorablemente al reclamo camerunés por completo hasta octubre del 2002; cabe mencionar que aunque Nigeria reconoce la sentencia y muestra su disposición a acatar, no se retira del lugar aludiendo a la existencia de una población mayoritariamente nigeriana en la zona y la necesidad de garantizar el bienestar general de esta (ONU, 2008) por lo que el retiro efectivo de tropas se realizaría hasta cinco años después. 

En 1995, Nigeria presenta ocho excepciones preliminares sobre la competencia de la Corte Internacional de Justicia y la inadmisibilidad de la demanda (mismas que serán especificadas más adelante); de este modo Nigeria recurrió a cuestionar el que la Corte Internacional de Justicia tuviera la facultad y jurisdicción necesarias para dictar una sentencia vinculante y de acatamiento obligatorio ante la disputa, pero ante todo se complicaba más el panorama pues Camerún ya había planteado otros siete puntos adicionales, con lo que se tendría que dar respuesta a quince puntos sobre la mesa. El recurso político o estrategia empleado por Nigeria no fue suficiente más allá que para dilatar el accionar de la Corte pues esta última reafirmó que sí tenía la jurisdicción necesaria, tanto para llevar el caso como para dictar sentencia y que esta sería suficiente y vinculante (López, sf).

Las primeras tres excepciones planteadas por Nigeria se refirieron a la jurisdicción de la Corte y el uso de la declaración facultativa de Camerún. Posteriormente, se agregan argumentos como intereses de terceros Estados, inexistencia de controversia (rechazada categóricamente por la Corte), sobre delimitación marítima o terrestre e imprecisión de los hechos con base en la responsabilidad internacional (en el alegato de respuesta se reivindica el territorio como nigeriano). El 28 de octubre de 1998 se deposita la interpretación de la sentencia, del 11 de junio de 1998.  Luego, mediante sentencia, el 11 de diciembre de 1998 la Corte rechaza siete de las ocho excepciones presentadas por Nigeria y declara que la octava no tiene carácter previo, por lo que no descarta el analizarla más adelante (López, sf). 

Es importante rescatar como lo hace (López, sf) que en su conjunto, se analiza la sentencia no en su fondo sino en un incidente procesal. Nigeria presenta una contramemoria el 31 de marzo de 1999, ya para el 30 de junio de 1999 se dicta sentencia al respecto de aquellas demandas que guardan relación con la Responsabilidad internacional y la reparación del daño (López, sf).

Como se mencionó, Nigeria hace entrega formal del territorio hasta el 14 de agosto del 2008 y se retira por completo hasta el 2013 (Redacción, 2013), con lo cual se pondría solución a al menos 15 años de disputa formal en instancias internacionales respecto a una zona que además es reconocida por su riqueza potencial en petróleo, gas natural y otros hidrocarburos, aspecto que es importante mencionar pues constituye el verdadero trasfondo de la disputa (relatado en el boletín Oil Watch Org 2002, pp. 1-5). 

Para completar el retiro efectivo de las tropas nigerianas, se acordó entonces un periodo transitorio de 5 años con presencia compartida de tropas de los dos países para que Camerún pudiera administrar y ejercer la soberanía plenamente en el territorio, luego de garantizar condiciones idóneas para todos los pobladores y pacificar algunos brotes de violencia provenientes de células terroristas que azotaron la región (Redacción 2013). 

El 14 de agosto del 2013 Camerún adquiere soberanía plena sobre la región, cuando se da definitivamente el acto de cesión de parte de Nigeria y el retiro definitivo de las tropas de este país. Desde la perspectiva histórica y política, la inestabilidad en Nigeria ha sido un rasgo permanente en el tiempo desde su independencia. Desde 1960 se contabilizan en este país 17 cambios de gobierno entre los que hay múltiples golpes de Estado propiciados por la milicia, derrocamientos, sublevaciones y conflictos bélicos inspirados en ocasiones por las diferencias étnicas y religiosas entre el norte y el sur (Castañeda, 2015), aspectos que revisten la dinámica nigeriana de una complejidad adicional a considerar en el corpus de este trabajo.

En el caso de Camerún, sólo se ha tenido un par de presidentes desde su independencia: Ahmadou Ahidjo y Paul Biya, si bien se podría cuestionar las prácticas democráticas y hablar abiertamente de dictaduras en este país, apoyándose en la crítica de la comunidad internacional y los índices sobre percepción de la corrupción (Transparencia Internacional 2017 [b]), Ateba (2017) y Norman (2011); lo cierto es que a pesar de las críticas de la comunidad internacional, con estos dos presidentes se ha logrado mayor estabilidad  política y económica comparativamente respecto a Nigeria, particularmente después del repunte y recuperación económica que experimentó Camerún después de la crisis de los años noventa, tal como apuntan la proyección y los indicadores históricos de crecimiento que hace el Banco Africano de Desarrollo para Camerún, más aún se logró revertir un desempleo del 30% con la atracción de Inversión Extranjera Directa y con la diversificación de los sectores económicos y comerciales del país, medida impulsada por el gobierno de Biyá (BAD(a), 2017).

Para Castañeda (2015), la sentencia constituye una de las más largas y atípicas de la Corte Internacional de Justicia (refiriéndose al tiempo para emitir el veredicto y a la forma en cómo se llevó el juicio) y una de las más complejas en tanto Camerún presenta la demanda contra Nigeria el 29 de marzo de 1994 y la misma se amplía el 6 de junio de 1994. Más aún, la complejidad del caso radica en que se reclaman varios aspectos a la vez, hasta ese momento algo inusual, lo que llevó a que la fase oral tuviera una duración de cinco semanas, hecho inaudito -hasta entonces- para los casos manejados por la CIJ.

El caso “Camerún versus Nigeria” guardó algunas similitudes con el que antes se había tratado de “Qatar versus Bahrein”, en tanto ese antecedente también tuvo un largo periodo para su resolución, en ambos casos los territorios habían sido anteriormente protectorados de las antiguas potencias coloniales y se presentaron ante la corte bajo el sistema de 'equidistancia y circunstancias especiales'; además, ambos litigios constituyen en la actualidad referentes necesarios en los procedimientos contenciosos de la Corte Internacional de Justicia (Castañeda, 2015).

Geografía
Tanto Camerún como Nigeria se localizan en la región subsahariana en la costa occidental del continente africano, específicamente: “Comparten más de 1600 km de frontera desde el Lago Chad hasta la salida al Océano Atlántico en la isla de Bakassi, sus costas son adyacentes y están bañadas por el Golfo de Guinea” (ONU 2005, p.41).

A la parte geográfica, se agrega la disponibilidad de recursos en abundancia del Bakassi, particularmente de petróleo y gas natural, para la explotación, aspecto que promovió el interés permanente de los dos países para reivindicar la soberanía de dicho territorio y con esto el control de dichos recursos (Oil Watch Org, 2002).

Ambos países comparten exactamente 1690 km de frontera terrestre, siendo además Nigeria el país más poblado de África y el sétimo país más poblado del mundo. Se considera además que Nigeria es la economía más grande de África y según el Banco Mundial (a) (2017), su crecimiento económico se mantiene alrededor del 8% anual. 

Por su parte, aunque Camerún no alcanza los niveles productivos de su vecino, muestra un marcado crecimiento en comercio internacional y una serie de fortalezas como el turismo, la diversificación de sus sectores productivos, la atracción de inversión extranjera directa, una estabilidad mayor y una población mayoritariamente joven y bien preparada, aspectos que -junto con la explotación petrolera- sin duda se impulsaron como medida para reducir el desempleo (que alcanzó niveles del 30%, pero en la actualidad oscila entre 4% y 5%) desde la década de los noventa y hacen que en la actualidad Camerún se presente como uno de los destinos de inversión más estables de toda África, según el Banco Africano de Desarrollo (BAD(a), 2017).

La controversia sobre el control de los recursos en la zona del Bakassi remonta al Siglo XIX cuando alemanes, franceses y británicos establecieron mandatos consecutivos en estos territorios, sin que mediara la delimitación formal o exacta de fronteras que se mantuvieran y respetaran a largo plazo, ya con la independencia esta sería una de las tareas pendientes en la región, pues tanto Camerún como Nigeria argumentarían derechos naturales sobre la península, en el caso nigeriano se apelaría inclusive a aspectos como el considerar al Bakassi una extensión natural de otra península mayor, o la existencia de población nigeriana en la zona. Otro aspecto relevante es la  ocupación constante de las tropas nigerianas en la zona del Bakassi.

La península de Bakassi, en efecto, es naturalmente una extensión de otra península llamada Calabar en el Golfo de Guinea, argumento empleado por Nigeria quien reclamó en forma permanente la administración de este territorio hasta el 2007; sin embargo, la Corte Internacional de Justicia de la Haya reivindica dicho territorio en favor de Camerún, apoyándose en la existencia de un tratado de 1913 entre alemanes y británicos donde se hacía mención específica a la región, con el acuerdo del 2008 entre ambos países se plantea además que entre unos 30 000 y 40 000 habitantes de la zona, principalmente pescadores  nigerianos decidan en el transcurso de esos cinco años transitorios siguientes (es decir, del 2008 al 2013) entre el optar por la nacionalidad nigeriana o camerunesa, con el derecho a permanecer en el lugar en cualquiera de los casos. Además de la necesidad de realizar esfuerzos conjuntos entre los dos países, para pacificar la región y luchar contra los grupos rebeldes instalados en el Bakassi.


Figura 1: Detalles de la Península de Bakassi, territorio en disputa histórica entre Camerún y Nigeria.



Fuente: Península de Bakassi, archivos United Nations.

En el mapa se puede apreciar la zona en disputa entre Camerún y Nigeria. Como se ha venido mencionando, aspectos como la existencia de una población mayoritariamente de origen nigeriano y la abundancia de recursos energéticos como el petróleo y el gas natural mantuvieron por décadas la tensión en esta región. Particularmente, sería la ocupación de una isla por parte del ejército de Nigeria la que llevó a Camerún a presentar el reclamo formal ante la CIJ en la Haya en 1994.

En la Península de Calabar existía una población mayoritariamente de origen nigeriano, los habitantes eran el respaldo para reivindicar los intereses históricos de Nigeria en la zona y justificar la presencia de las tropas de este país.

Políticas públicas 
Si bien no hubo una política pública como tal para reivindicar el territorio de la Península del Bakassi, sino que el Estado de Camerún acude ante la Corte Internacional de Justicia, sí resulta pertinente el referirse a la política anticorrupción promovida por el gobierno camerunés de Biya en el marco de un crecimiento económico sostenido desde los noventas. Esta política pública no tiene su contraparte en Nigeria, donde la sociedad civil está consciente del lastre y de los excesos que han cometido los malos gobiernos por décadas. Inclusive se plantea que “En Nigeria la corrupción es el origen oculto de la tragedia terrorista” como se expresa a partir de (Redacción, 2015) y de Molano (2014), en estas fuentes se sugiere que el grupo yihadista Boko Haram ha encontrado un espacio ideal para sus operaciones más recientes, favorecidas no sólo por el incremento de fundamentalistas, sino por la corrupción promovida desde el mismo gobierno donde el bombero, el policía y hasta el profesor consideran que están en su derecho de extorsionar a la población, por lo que Molano (2014) considera el mal de la corrupción como generalizado y de magnitudes endémicas y estructurales.

Más aún, Molano (2014) apunta que desde 1960, unos 400 000 millones de dólares en Nigeria, provenientes de las actividades petroleras habrían sido sistemáticamente robados. La paradoja es que siendo Nigeria un país de altos ingresos, el 70% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y el 82% de los habitantes sobrevive con menos de un dólar al día, para el 2016 el Banco Mundial (2017) reporta un estimado de 48,83 puntos en el coeficiente de Gini, lo cual sugiere una sociedad donde la riqueza no está repartida de igual manera entre la población, aspecto que refuerza la idea de los datos que se han venido apuntando en el desarrollo de este trabajo.

Economía
A nivel de políticas públicas y economía, como pareciera natural, ambos países buscaron reivindicar la soberanía del territorio a fin de garantizarse la explotación de los recursos potencialmente disponibles en la zona y generar mayores ingresos. 

Ambas naciones disponen de múltiples recursos petrolíferos, es curioso el que Nigeria sea considerado el único país africano con amplias reservas de petróleo y un marcado déficit financiero. Asimismo Transparencia Internacional coloca a Nigeria en el lugar número 136 de 176, y sólo 28 puntos de 100 (Transparencia Internacional (a), 2017) con lo que se podría ahondar en las prácticas institucionalizadas de corrupción y en la desigualdad que finalmente aquejan en forma permanente a la población. Aún así, Nigeria se mantiene como la primera potencia económica en África, según los reportes actualizados al 2015 del Banco Mundial (Banco Mundial (a), 2017). 

En el caso camerunés, el Índice de Corrupción 2016 no es más esperanzador que el del caso nigeriano, de hecho Transparencia Internacional lo coloca en el lugar 145 de 176, con sólo 26 puntos de 100 muy a pesar de una política pública permanente contra la corrupción que ha enarbolado al menos discursivamente el gobierno del Presidente Paul Biya (Transparencia Internacional (b), 2017). En términos económicos, Camerún ha experimentado un crecimiento económico sostenido desde la década de los noventa cuando tuvo que impulsar medidas para revertir una crisis que dejó alrededor de un 30% de desempleo; este repunte camerunés ha sido favorecido entre otros por la explotación y riqueza de materias primas, la diversificación de la economía en múltiples sectores, la presencia de recursos naturales, forestales y mineros que han hecho del país una de las economías más sólidas y competitivas de África. Sin embargo, hay retos como el desempleo (en 1995 llegó a ser del 30%), la desigualdad y la dependencia casi exclusiva de socios comerciales como Francia, China o Estados Unidos (Banco Mundial (b), 2017).

Plano local
En el plano local, el conflicto atañe directamente a los ciudadanos tanto nigerianos como cameruneses que viven en la región. Los dos gobiernos acordaron dar un lapso de 5 años denominado como 'transitorio', para que las personas decidieran optar por la nacionalidad camerunesa o seguir con la nigeriana, con derecho a seguir viviendo del lado de Camerún. En el Bakassi surgieron varios grupos rebeldes entre los que destacan los autodenominados 'NDDSC' (Niger Delta Defense and Security Council), un grupo camerunés que se dedicaba a atacar los comercios locales y extorsionar a la población local denominado "Les Bandits" (los bandidos) y los “Bakassi Freedom Fighters” ó BFF, quienes en su discurso reivindicaban el  derecho a la autogestión de la zona, como primera acción a gran escala estos grupos raptaron a miembros de una tripulación francesa en el 2008, noticia que trascendió las fronteras regionales, cabe mencionar que si bien estos grupos fueron los más reconocidos no fueron los únicos que operaban en la región.

Además, se tiene conocimiento de otras células que operaban en el Bakassi constantemente hostigaban a pobladores de la zona, provocaban incendios, saqueaban y extorsionaban a los civiles quienes vivían en una constante inseguridad, por lo que las acciones de los gobiernos y particularmente aquellas promovidas desde el Ejecutivo camerunés fueron de relevancia en el combate y mitigación, contra estos rebeldes (A partir de: RFI (2008), Socias (2011), Salin (2008) y Redacción (2015)).

La dinámica de lo local en lo sucesivo, también fue abordada por el gobierno camerunés en el interés de conectar las distintas regiones por vías y caminos adecuados, lo cual también permitió incorporar a regiones de difícil acceso a la dinámica comercial tanto nacional como internacional; además, se conectaron los caminos con la frontera nigeriana a fin de dinamizar el comercio regional. 

Asimismo, es necesario remarcar que dentro de la misma África  las tensiones entre Camerún y Nigeria condicionan a su vez la estabilidad a nivel regional en el África Central y Occidental, particularmente existe interés de instituciones como el Banco Africano de Desarrollo (2017) y el Banco Mundial (2017) para promover proyectos de inversión en ambos países.

Plano internacional
La tensión entre Camerún y Nigeria adquiere relevancia en los distintos planos en tanto se considera que la resolución por parte de la Corte Internacional de Justicia fue de las más extensas (en tiempo y en cantidad de cuestiones abordadas) y se considera única por las circunstancias en las que se genera. Además, involucra la participación de terceros estados como lo son Chad (por posible afectación de frontera terrestre) y Guinea Ecuatorial (por posible afectación de frontera marítima), desde los análisis de juristas se insiste en la peculiaridad de ser un caso ‘sui generis’ a pesar de mantener algunas similitudes con un caso anterior de fronteras en Qatar (ONU 2005, p.40).

La demanda en primera instancia la plantea Camerún el 29 de marzo de 1994 y la amplía el 6 de junio del mismo año (Específicamente, con la ampliación solicita que se fijen los también los límites marítimos entre ambos países). El 2 de febrero de 1996 se da una nueva reclamación por incidentes armados en la zona. Ante la complejidad del caso, se solicita una investigación al Secretario de las Naciones Unidas como evidencia. En efecto, el Secretario de Naciones Unidas realiza una misión al Bakassi y nombra una comisión especial para generar el reporte que será usado como evidencia en el caso. Adicionalmente, Nigeria presenta ocho excepciones, pero siete de ellas son rechazadas por la Corte, la octava se declara sin interés bajo el argumento que no hay un carácter previo ni relevante para el trasfondo de la resolución (López, sf).

Guinea y Chad hacen sus intervenciones en 1999 ante la eventual afectación de sus fronteras, el veredicto de la Corte Internacional de Justicia al respecto, se da hasta octubre del 2002 sentando las bases para las fronteras terrestres, marítimas y para la responsabilidad internacional interpelada por Camerún así como la garantía para Guinea y Chad sobre la delimitación de sus fronteras, una vez atendidos los actores externos, se retoman las disputas específicas entre Camerún y Nigeria (López, sf). 

A continuación se abordan, aspectos más específicos del juicio, fallos de los magistrados y consideraciones específicas sobre el caso, aproximaciones más específicas sobre el proceso de negociación llevado a cabo, actores, sus posiciones, intereses (algunos aspectos ya se han referido), fuentes de poder, relaciones y desbalances el proceso de negociación y la construcción del acuerdo, consideraciones que si bien pueden ser más específicas, son de relevancia para la comprensión global del proceso y serán fundamentales en la construcción del hilo conductor del caso para entender la metodología como un todo.

Metodología
En 1994, ante la creciente tensión y la posición reiterada de Nigeria sobre el no retirar las tropas instaladas en la Península del Bakassi, Camerún acude a la Corte Internacional de Justicia y presenta una serie de reclamos en dos momentos distintos, como se expone a continuación: 

Primer reclamo camerunés, tiene lugar el 29 de marzo de 1994, le sigue una fase oral de careo entre representantes de ambos países que se extiende por cinco semanas lo cual ya marcaba un hito en los casos hasta entonces llevados por la Corte. El 6 de junio del mismo año se da la ampliación del objeto de demanda por parte de Camerún, específicamente se le solicita a la Corte que establezca los límites con Nigeria desde el Lago Chad en el norte, hasta la salida marítima de ambos países en el sur.

En cuanto a las excepciones preliminares, Nigeria en un primer momento rechaza categóricamente que la Corte lleve el caso, aunque Castañeda (sf) plantea que fue una estrategia más de corte político para obtener más tiempo; primeramente, el 13 de diciembre de 1995 los representantes nigerianos presentan ante la Corte Internacional de Justicia ocho excepciones preliminares sobre la competencia de la Corte y para argumentar la inadmisibilidad de la demanda en su contra, aludiendo a falta de jurisprudencia del organismo para llevar el caso y dictar una sentencia. La Corte se pronuncia al respecto de esas ocho excepciones el 11 de diciembre de 1998, recalcando que posee la jurisprudencia necesaria y la capacidad para llevar el juicio, por ende rechaza los reclamos de Nigeria como sigue:

Las tres primeras excepciones presentadas por Nigeria se rechazan en tanto corresponden a la jurisdicción de la Corte y abuso en la utilización de la vía de declaración facultativa de Camerún.

La cuarta excepción presentada por Nigeria se rechaza, en tanto se refiere a intereses de terceros Estados, específicamente de Chad en la frontera terrestre.

La quinta excepción presentada por Nigeria se rechaza por afirmar inexistencia de controversia en la delimitación de la frontera terrestre.

La sexta excepción  presentada por Nigeria se rechaza por imprecisión de los hechos alegados sobre responsabilidad internacional.

La sétima excepción presentada por Nigeria se rechaza por afirmar inexistencia de controversia en la delimitación de la frontera marítima.

En el caso de la octava excepción presentada por Nigeria, se establece que no tiene carácter previo, pudiendo afectar el fondo del asunto los jueces de la Corte Internacional de Justicia proponen que se analice más adelante.

Previamente, para el 12 de febrero de 1996 la Corte había establecido medidas provisionales, donde instaba a ambos países a mantener las relaciones amistosas y  evitar a toda costa provocaciones, hostilidades y conflictos armados (incursiones) entre dos naciones hermanas. Igualmente se propone manejar las diferencias y abrir los espacios de conversación bilateral en espacio neutral, por medio de los Ministros de Asuntos Exteriores en la ciudad de Kara, en Togo. En este país, se acuerda que ninguno de los dos países removerán sus Fuerzas Armadas pero que estas evitarán las provocaciones a la contraparte. Se abre entonces un espacio para recepción de pruebas y se pide la colaboración de ambos países en la Misión de Investigación asignada al Secretario de Naciones Unidas para abordar el caso, pues se alude a que el mismo presenta una complejidad adicional. 

Posteriormente, Nigeria presenta una demanda reconvencional, el 31 de marzo de 1999, en la cual se incluyen a su vez y en realidad varias demandas reconvencionales por responsabilidad internacional, la Corte se pronuncia al respecto el 30 de junio de 1999 admitiendo sólo aquellas que guardan relación con el principio de Responsabilidad Internacional y Reparación del Daño.

Intervención de terceros, el 30 de junio de 1999 Guinea Ecuatorial realiza varias intervenciones, resolviendo así el punto octavo de las excepciones presentadas por Nigeria y que la Corte había dejado abierto anteriormente. Se acuerda entonces el proteger los intereses jurídicos de Guinea Ecuatorial cuando Camerún y Nigeria logren fijar sus fronteras terrestres y marítimas, se admite asimismo el punto de la demanda el 21 de octubre de 1999.

Es importante insistir sobre el punto de la demanda de interpretación de una sentencia no sobre el fondo, sino sobre excepciones preliminares, en este caso no prosperó, pero la Corte admite la posibilidad de planteamiento procesal posterior lo cual desde la perspectiva de López y Castañeda marca un precedente procesal en los casos llevados hasta el momento por la Corte Internacional de Justicia.

Tipo de negociación
El tipo de negociación se da a raíz del juicio internacional, por medio de la Corte Internacional de Justicia en la Haya y participación directa de los interesados. Se abrieron espacios de negociación en territorio neutral, particularmente en la ciudad de Kara, en Togo y se procedió a realizar una Misión a cargo del Secretario de la ONU para recabar mayor información en la Península del Bakassi.

Momento específico
En realidad como se puede observar de la descripción, el juicio abarca múltiples puntos y etapas, que  la misma Corte decide abordar y dosificar en distintos momentos, se da respuesta a las distintas reclamaciones de uno u otro estado progresivamente, para así tratar los asuntos específicos con los actores pertinentes o directamente involucrados ante cada demanda. Particularmente, los reclamos presentados por Nigeria dilatan significativamente el veredicto de la corte, se debe además recurrir a una investigación por parte del Secretario de las Naciones Unidas e inclusive se tratan puntos de la demanda que involucran a terceros actores como Guinea Ecuatorial y en menor medida Chad quienes también deben hacer su aparición ante la Corte Internacional de Justicia.

Por tanto, la Corte Internacional de Justicia atiende los distintos reclamos secuencialmente y en distintos momentos, este proceder lleva de 1994 año en que ingresan los reclamos de camerún, al 2008 donde se resuelve el último de los puntos; se resuelve así algunos puntos específicos y recaba la información necesaria para atender a las demandas de Camerún y las excepciones de Guinea Ecuatorial. 

Para responder al cómo fue, es imprescindible recalcar que a diferencia de los otros juicios que atendieron hasta un máximo de dos reclamaciones simultáneas, en esta ocasión se trataba de una lista amplia de demandas presentadas en dos momentos iniciales por Camerún y una lista de ocho excepciones presentada por Nigeria. 

El Tribunal de la Haya invitó a los Estados a conversar en las Mesas de Diálogo de Kara, en Togo donde se discutieron aspectos fundamentales para la pacificación entre los dos países, el futuro del territorio y de sus pobladores, el resguardo a los derechos civiles de los habitantes de la región y las vías para evitar otro conflicto armado por el tema de fronteras.

Actores
Los actores directos son los países implicados, notablemente Camerún y Nigeria. La Corte Internacional de Justicia con sede en la Haya, sirvió como intermediario para la resolución de disputas. Camerún reclama una serie de incursiones de parte del ejército nigeriano y Nigeria niega la existencia de conflicto en la zona, ambas naciones reivindican como suya la jurisdicción sobre los territorios de la Península del Bakassi.

Como actores indirectos tenemos particularmente a las empresas petroleras: Elf, ExxonMobil, Shell y Total quienes presionaron para que ambos países terminaran con la disputa y se pudieran retomar los trabajos de exploración y explotación en una zona rica en recursos energéticos como lo es el Bakassi (Oil Watch Org 2002, pp. 1-5), igualmente hay que considerar a la población y los colectivos civiles quienes se vieron inmersos en una posible conflicto binacional; en efecto, la posibilidad de perder sus pertenencias, hogares o hasta la vida hace que sean actores a tomar en cuenta y aunque no hayan participado directamente en las negociaciones en la Haya, aunque sí se vieron constantemente asediados por parte de los grupos rebeldes provenientes de ambos países, particularmente los “Bakassi Freedom Fighters”, los “Niger Delta Defence and Security Council” y “Les bandits”; además, la importancia de la población del Bakassi se constata en el hecho que Nigeria argumenta que la población existente ahí es mayoritariamente nigeriana y por ende requiere las garantías necesarias y la protección para garantizar el bienestar de sus co-nacionales. 

En ese sentido la población se convierte en una razón para no retirarse de ese territorio y argumentar un derecho legítimo sobre la zona en disputa en tanto no haya un veredicto de la Corte Internacional de Justicia. Igualmente, células terroristas y grupos de contrainsurgencia que operaban en ambos países se organizaron alrededor del conflicto, particularmente un grupo camerunés denominado los “Bakassi Freedom Fighters” ó “BFF” y un grupo nigeriano, autodenominado “Niger Delta Defence and Security Council” quienes extorsionaron repetidamente a pobladores e inclusive tomaron rehenes en diversas ocasiones (Salin, 2008) y (RFI, 2008); adicionalmente, es importante mencionar que estos grupos se atribuían distintos ataques mientras enarbolaban discursos como: “el autogobierno para el Bakassi”, por lo que las acciones contra estas células terroristas tanto de los gobiernos de Nigeria como de Camerún no se hicieron esperar de parte de ambos gobiernos.

Por tanto, después de la resolución de la Corte Internacional de Justicia en la Haya se acuerda entre Camerún y Nigeria un periodo de cinco años de cogobierno y permanencia de ambas fuerzas armadas, esto para que las personas decidieran si querían seguir siendo nigerianas u optar por la nacionalidad camerunesa y en cualquiera de los casos que se les garantizaba el derecho a seguir viviendo en la zona y ser dueños de sus propiedades; igualmente entre los objetivos estaba la pacificación de la zona, donde las tensiones entre los países y el interés por los recursos habían provocado el surgimiento de grupos rebeldes insurreccionales, exponiendo la seguridad de los habitantes de la región (ONU, 2008).



Posiciones
Los países querían reivindicar ese territorio, particularmente resalta el tema de los recursos energéticos y la posición estratégica del Bakassi para la explotación de petróleo y gas natural. Los otros Estados africanos, por supuesto estarían interesados en la estabilidad regional y en el respeto a sus intereses jurisdiccionales como en los casos de Guinea Ecuatorial y Chad, en cuanto a las compañías lo que deseaban era proseguir con los trabajos de exploración e iniciar la explotación en forma de la zona (Banco Africano de Desarrollo (a) y (b), 2017).

Más aún, el estallido de insurrecciones armadas en la zona habrían evidenciado la necesidad de una solución definitiva para el estatus de la zona, en ese sentido la lucha contra los “Bakassi Freedom Fighters”, los “Niger Delta Defence and Security Council”, “Les bandits” y demás células terroristas y de insurgencia que habrían incidido en la necesidad de estabilizar la región en la perspectiva de ambos países, al grado de establecer políticas conjuntas contra las acciones rebeldes y el terrorismo. 


El poder
El análisis de las relaciones de poder parte de tres puntos principales: el poder militar, ejercido en mayor medida por Nigeria para ocupar el territorio del Bakassi; el poder económico, donde ambos países procuran ampliar su margen de utilidad económica y el poder diplomático, ejercido por Camerún al acudir ante la CIJ en la Haya, al mismo tiempo Camerún, al denunciar la incursión militar nigeriana, Camerún ganaría mayor apoyo del resto de África.

A nivel africano, el desarrollo económico ha sido liderado por Nigeria, país que en ingresos y recursos supera inclusive a potencias económicas emergentes como Sudáfrica, pero paradójicamente es aquí donde se ven también las falencias ocasionadas por la corrupción endémica, siendo el mayor productor de petróleo resulta curioso que Nigeria deba importar toda su gasolina desde Estados Unidos, al mismo tiempo la desigualdad y la pobreza hacen estragos entre la población que se ve sometida al fundamentalismo del grupo Boko Haram, enfermedades y una corrupción que alcanza niveles endémicos, como señala Molano (2014) tanto el policía, el bombero, el funcionario y el profesor creen que  están en el derecho de extorsionar a los demás y tomar los recursos del Estado.

En el caso de Camerún, la legitimidad internacional es una carta que se jugó desde la diplomacia y las buenas relaciones con otros vecinos en África, los intentos modernizadores que se vinieron implementando desde los años ochenta han generado algunos resultados, múltiples proyectos de inversión son impulsados en este país por el Banco Africano de Desarrollo (2017). Medidas como el impulso al turismo, la creación de un clima de inversión, mejoras en infraestructura, reducción significativa del desempleo (que llegó a estar en 30%) muestran que si bien Camerún no tiene los recursos y posibilidades de su vecino Nigeria, el gobierno del Presidente Biya sí ha hecho un ejercicio de prospectiva más eficiente y un uso de recursos más apropiado, aunque algunos sectores contrarios al mandatario Biya acusan que el país se ha convertido en “una república bananera” (Ateba, 2017).


Fuentes de poder
Nigeria sufre de una crisis estructural que debilita las posibilidades de auge económico a gran escala dañando su credibilidad tanto a nivel nacional como a nivel internacional, siendo el principal productor africano de petróleo algunos especialistas como Molano (2014) afirman que sufre de “la maldición del petróleo”. Parte de la forma o estrategias implementadas por Nigeria para apoderarse del Bakassi, un territorio que le traería beneficios económicos y estratégicos sería por medio de la ocupación del territorio tanto con civiles, como con tropas armadas, adicionalmente el conflicto con el vecino es un argumento recurrente para distraer de las malas prácticas y señalamientos internos.

Camerún, por su parte, no renunció a la Península del Bakassi a pesar de la ocupación de facto de parte de Nigeria (tanto con población, como con fuerzas armadas instaladas permanentemente) y en múltiples ocasiones señaló la invasión de Nigeria en su territorio. 

Es importante mencionar que estos hechos y la tensión entre los países no ocurrieron propiamente en 1994, año en que Camerún recurre a la CIJ, sino que desde la década de los setentas y en repetidas ocasiones en los ochentas se discutió el tema e inclusive hubo enfrentamientos armados. 

Camerún recurre a la CIJ más en un intento desesperado, ante la ocupación militar nigeriana de una isla llamada como la península, pero metafóricamente ese evento sería sólo la gota que derramó el vaso. Más aún, el auge de células terroristas en ambos países que operaron en la zona del Bakassi, es muestra infalible de un conflicto permanente, donde la preocupación por los recursos y su extracción era prioritaria para ambos países, aún sobre el bienestar de la población.


Desbalances
Aunque para reporte del 2015, el Banco Mundial (2017) por medio del ‘Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI)’, Yearbook: Armaments, Disarmament and International Security, reseña una gasto militar mayor por parte de Camerún (1,2) en el índice señalado, respecto a Nigeria (0,4) en la escala propuesta. Históricamente es mayor la inversión realizada por Nigeria y los datos para el 2013 se podrían plantear como un esfuerzo del gobierno camerunés para no quedarse atrás respecto a sus vecinos y remontar un poco esa tendencia histórica, en lo militar la mayor inversión históricamente la ha hecho Nigeria, en el ranking del SIPRI la inversión realizada por Camerún para el 2015 alcanza una escala de (1,4) mientras que la inversión de Nigeria se mantiene en (0,4) de ese ranking es importante mencionar que este ranking ya contempla la inversión en milicia según el PIB de cada país. 

Igualmente, otro desbalance que favorece a Nigeria es la disponibilidad natural de recursos. Si bien ambos países son productores de petróleo, las escalas son muy distintas. Nigeria se coloca como el primer extractor en África, mientras Camerún para el 2002 se ubica muy por detrás en el discreto puesto quinto, en el caso camerunés se señala además el agotamiento progresivo de las reservas existentes que vendría a ser subsanado con la explotación del Bakassi.

La inversión 
Ya con la culminación de esa disputa y el periodo de pacificación o tregua a cinco años entre los dos países, el gobierno camerunés retomó el control absoluto de la zona. Para facilitar la inversión y los proyectos económicos promovió la construcción de nuevos caminos y vías de comunicación para el Bakassi tanto nacional, como internacionalmente.

En el caso de Nigeria, sigue teniendo un potencial económico pero la corrupción y la crisis humanitaria provocada por las fuerzas insurreccionales de Boko Haram siguen siendo los dilemas de una sociedad disfuncional, donde la desigualdad y la pérdida de credibilidad en el sistema político se proponen como respuestas a la baja participación electoral. 

El peso de Nigeria en África es preponderante, al respecto el ex presidente ghanés John Kufuor dijo sobre Nigeria con motivo de las elecciones presidenciales del 2011: "Si Nigeria lo hace bien, impactará positivamente en el resto del continente y mostrará al resto del mundo que África es capaz de gestionar sus propios procesos electorales, si Nigeria lo hace mal, tendrá un impacto negativo en el continente con crudas consecuencias", más aún, por el peso de Nigeria en todos los aspectos de la vida económica, política y social en la estabilidad africana, esta reflexión se puede plantear no sólo en lo electoral, sino en todos los desafíos que este país enfrenta a nivel social, de garantías económicas para la población y de legitimidad institucional (Socías, 2011). 

Construcción del acuerdo
Tras el veredicto de la Corte se planteó el restablecimiento absoluto de la soberanía de Camerún en la zona del Bakassi, para lo cual se acordó un periodo transitorio de cinco años en el cual los ejércitos de ambos países permanecerían en la zona. Durante estos cinco años se buscó no sólo la pacificación de la región, sino el garantizar el estatus migratorio de la población de origen nigeriano, a la que básicamente se le concedió: 

a) La posibilidad de optar por la nacionalidad camerunesa.
b) Permanecer con la nacionalidad nigeriana (con derecho a seguir viviendo en la zona).
c) La garantía sobre sus bienes patrimoniales.
d) La posibilidad de instalarse en Nigeria, si así lo decidía el interesado. 

(Castañeda, 2015)
Conclusiones
El conflicto entre Camerún y Nigeria evidencia la dinámica y ante todo la complejidad de los territorios de frontera, en efecto más de 1600 km de territorio y dinámicas históricas comunes como lo fue el colonialismo europeo, pero a su vez particulares en el entendido de la especificidad y coyuntura de cada pueblo, inyectan buena dosis de riqueza, variedad y formas específicas de ver el mundo.

La península del Bakassi es rica en petróleo y otros recursos energéticos como el gas natural, por lo que para ambos países sería importantísimo reivindicar su soberanía sobre este territorio y además el fallo de la corte sería prioritario en términos económicos, más aún la exploración y la pronta resolución del conflicto serían promovidas por compañías Upstream TotalFina Elf, Perenco y Pecten International (subsidiarias de Shell), Elf, ExxonMobil y Total quienes emprendieron negociaciones con el gobierno camerunés para empezar los trabajos en la zona.

Los grupos terroristas y de insurgencia en el Bakassi pondrían en jaque a los gobiernos de Camerún y Nigeria, en efecto  los “Bakassi Freedom Fighters o BFF”, los “Niger Delta Defence and Security Council o NDDSC”, “Les bandits” entre otros, que llevarían a los gobiernos a optar por un periodo transitorio de cinco años con acciones conjuntas y la presencia de ambos gobiernos para pacificar la zona.

La conflictividad entre los dos países lejos de terminar, con las acciones del grupo Boko Haram pareciera incrementarse desde distintas ópticas: en efecto, en la última década, la crisis en Nigeria se ha agravado con el desplazamiento forzado de nigerianos hacia Camerún, reportes básicos señalan 600 000 desplazados y el cierre de fronteras de parte de Camerún. 

Al mismo tiempo, los países han mantenido una inversión considerable en fuerzas armadas, aunque por cantidad de efectivos el mayor ejército es el nigeriano se constata un incremento en los gastos militares por parte de camerún, esto nos lleva a plantear escenarios de desconfianza ante las acciones o inacciones del vecino, donde particularmente Camerún pareciera querer contener la dinámica de crisis que afecta a Nigeria.

De cualquier modo, las dinámicas compartidas entre los países se mantienen. El Banco Africano presenta como prioritarios los proyectos de Inversión y Desarrollo en ambos países. Problemas estructurales como la corrupción y el desempleo son compartidos por ambas naciones, igualmente los desafíos son permanentes en materia de desigualdad, sanidad, industria y comercio.

Bibliografía
Ateba, S. (2017, 22 de enero). After Gambia, Cameroonian Dictator, Paul Biya, Turns Country Into Banana Republic. Cameroon Concord. Recuperado de http://cameroon-concord.com/paul-biya/7636-after-gambia-cameroonian-dictator-paul-biya-turns-country-into-banana-republic [Consultado 20 de mayo, 2017].

Banco Africano de Desarrollo (a). (2017). Indicadores socio-económicos: Camerún. Un vistazo a los indicadores de Camerún. BAD. Recuperado de
  http://cameroon.opendataforafrica.org/ [Consultado 20 de mayo, 2017].

Banco Africano de Desarrollo (b). (2017). Indicadores socio-económicos: Nigeria. Nigeria Data Portal. BAD. Recuperado de http://cameroon.opendataforafrica.org/ [Consultado 20 de mayo, 2017].

Banco Mundial (a). (2017). Indicadores varios sobre Nigeria. World Bank Data. Recuperado de http://datos.bancomundial.org/pais/nigeria  [Consultado 20 de abril, 2017].

Banco Mundial (b). (2017). Indicadores varios sobre Camerún. World Bank Data. Recuperado de http://datos.bancomundial.org/pais/camerun [Consultado 20 de abril, 2017].

CIJ. (2002). Frontera terrestre y Marítima entre Camerún y Nigeria con intervención de Guinea Ecuatorial: Cuestiones de Fondo. Fallo del 10 de Octubre del 2002. Corte Internacional de Justicia. Recuperado de
http://www.dipublico.org/cij/doc/138.pdf [Consultado 29 de abril, 2017].

Castañeda, J. (2015). Asunto Relativo a las fronteras marítima y terrestre Camerún vrs Nigeria. Universidad Cooperativa de Colombia. Derecho Internacional, Facultad de Derecho. 

Lanzer, T. (2016). ¿Qué está pasando en Nigeria? Revista Migraciones Forzadas. Refugee Studies Centre. Oxford Department of International Development Recuperado de  
http://www.fmreview.org/es/soluciones/lanzer.html [Consultado 23 de
abril, 2017].

López, A. (sf). Sentencia de la CIJ del 10 de octubre del 2002. Reflexiones en torno al conflicto  fronterizo entre Camerún y Nigeria Cátedra de Derecho Internacional UCM. Recuperado de
http://eprints.ucm.es/7004/1/CAMER%C3%9AN.pdf [Consultado 25 de abril, 2017].

Molano, E. (2014, 10 de mayo). La corrupción y la pobreza dan alas a Boko Haram en Nigeria. Diario ABC. Recuperado de
http://www.abc.es/internacional/20140510/abci-nigeria-corrupcion-economia-201405091345.html [Consultado 20 de mayo, 2017].

Norman, J. (2011, 19 de junio). The world's enduring dictators: Paul Biya, Cameroon. CBS News. Recuperado de
http://www.cbsnews.com/news/the-worlds-enduring-dictators-paul-biya-cameroon-19-06-2011/  [Consultado 20 de mayo, 2017].

Oil Watch Org. (2002). Petróleo en Camerún. Boletín Resistencia Número 23. Red OilWatch. Recuperado de
http://www.oilwatch.org/doc/paises/camerun/camerun2002esp.pdf [Consultado 14 de abril, 2017].

ONU. (2008, 14 de agosto). Nigeria entrega península de Bakassi a Camerún. Centro de Noticias ONU. Recuperado de
http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=13205 [Consultado 12 de abril, 2017].

ONU. (2005). Resúmenes de los Fallos, Opiniones Consultivas y Providencias de la Corte Internacional de Justicia 1997-2002. United Nations Publication.

Redacción. (2013, 14 de agosto). Camerún adquiere soberanía sobre la península de Bakassi, disputada a Nigeria. Policía y Justicia, Derecho Internacional. La Información. Recuperado de
http://www.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/petroleo-y-gases-secundarios/camerun-adquiere-soberania-sobre-la-peninsula-de-bakassi-disputada-a-nigeria_l7hKEdxjHkDvSs1Zz9CDK5/ [Consultado 12 de abril, 2017].

Redacción (2015, 25 de marzo). En Nigeria la corrupción es el origen oculto de la tragedia terrorista. El Universal Internacional. Recuperado de http://www.eluniversal.com/noticias/internacional/nigeria-corrupcion-origen-oculto-tragedia-terrorista_66907 [Consultado 20 de mayo, 2017].

RFI. (2008, 23 de julio). Un groupe rebelle nigérian revendique des attaques à Bakassi. [Grupo rebelde nigeriano reivindica ataques en Bakassi]. RFI International. Recuperado de  
http://www1.rfi.fr/actufr/articles/103/article_68940.asp [Consultado 21 de mayo, 2017].


RIA Novosti. (2012). Principales países exportadores de petróleo de África y Oriente Próximo.  BP Statistical Review of World Energy, junio 2011: OPEC Annual Statistical Bulletin 2010/2011. Recuperado de  https://mundo.sputniknews.com/infografia/20121119155615128/ [Consultado 21 de mayo, 2017].

Salin, F. (2008, 11 de noviembre). Cameroun : les Bakassi Freedom Fighters libèrent leurs otages. [Los BFF liberan a sus rehenes]. Afrik.com Recuperado de http://www.afrik.com/article15659.html [Consultado 21 de mayo, 2017].

Socías, J. (2011, 16 de abril). Las presidenciales en Nigeria transcurren sin incidentes y con baja participación. El Mundo. Recuperado de [Consultado 21 de mayo, 2017].

Transparencia Internacional (a). (2017). Índice de Percepción en la Corrupción para el 2016: Nigeria. Transparency International. Recuperado de  https://www.transparency.org/country/NGA [Consultado 20 de abril, 2017].

Transparencia Internacional (b). (2017). Índice de Percepción en la Corrupción para el 2016: Camerún. Transparency International. Recuperado de  https://www.transparency.org/country/CMR [Consultado 20 de abril, 2017].